Menú Buscar
BeHomm sólo acepta casas de diseño.

El ‘Airbnb de los diseñadores’ deja de ser un club selecto

BeHomm relaja sus estrictos criterios de entrada y aceptará a simples amantes del arte

Ignasi Jorro
2 min
El Airbnb de los diseñadoresse abre a turistas convencionales. BeHomm, una plataforma de intercambio de casas entre creativos, relaja sus criterios de entrada y ya acepta visitantes normales. La puntocom con sede en Barcelona busca así crecer y aumentar su cuota de mercado, siempre preservando la exclusividad.

“BeHomm opera en 50 países de todo el mundo. El crecimiento del portal no ha ido en detrimento de la calidad: cerca de un 30% de las solicitudes no se aceptan”, explica Eva Calduch, una de las dos fundadoras de la web.

Cambios

Además de aceptar a design lovers, BeHomm ha aprobado otros cambios. La plataforma ha estrenado las utilidades Have a coffe, para quedar con otros usuarios de BeHomm en cualquier lugar del mundo, y un Hospitality Set, que permite dormir en el sofá en las casas de los internautas.

“La web es un espacio para encontrarse con otros creativos cuando se viaja. Sirve para hacer contactos y cambiar ideas. O simplemente, para conocer a otros diseñadores. Los cambios refuerzan este concepto”, abunda Calduch.

Sin ánimo de lucro

La pareja que está detrás de la start-up barcelonesa, los diseñadores Eva Calduch y Agustí Juste, subrayan que el portal no implica ninguna transacción económica, por lo que evita los rifirrafes legales que tienen otros productos como Airbnb. “El concepto no es lucrativo, es experiencial. Es ir a buscar al visitante, comer juntos, enseñar la ciudad, etc”, explican.

BeHomm nació en Barcelona en 2013. Desde entonces ha ganado una masa crítica de más de 2.000 viviendas alrededor del mundo. Todas ellas tienen en común el “buen gusto” y “cierto minimalismo”. “Ni se trata de mansiones --hay pisos de 20 metros cuadrados-- ni de estridencias. Simplemente materiales nobles, como maderas, y comodidad”, concluye Calduch.