Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La secretaria general de Educación, Patrícia Gomà, y la responsable de los programas intersectoriales en infancia, Laia Asso / CG

Educación rechaza las huelgas y pide responsabilidad a los docentes para un inicio de curso "normal"

Los sindicatos educativos convocan huelgas para el 7 y 28 de septiembre y avisan de que "no será un septiembre tranquilo"

3 min

La Conselleria de Educación rechaza las huelgas educativas anunciadas por los sindicatos este jueves. Así lo ha dicho la secretaria general del departamento, Patrícia Gomà, que ha apelado a la responsabilidad de los docentes para tener un inicio de curso “lo más normal posible”. 

Sin embargo, los sindicatos educativos ya avisan de que "no será un septiembre tranquilo". Y es que se movilizarán durante todo el mes para visualizar su malestar con el conseller Josep Gonzàlez-Cambray. 

La hora lectiva, clave

El curso arrancará el 5 de septiembre con protestas en los centros educativos, que darán la bienvenida a los estudiantes con “carteles y pancartas reivindicativas donde constarán las carencias” de los colegios provocadas por el avance del calendario escolar. El 7 y el 28 de ese mes habrá huelgas totales de toda la comunidad educativa, que irán acompañadas de otras manifestaciones. 

Pero el Govern tiene en su mano frenar esas protestas, siempre y cuando acepte el retorno de la hora lectiva en primaria y secundaria. Algo que desde la Consejería ya han descartado. Insisten en ofrecer la reducción de la hora lectiva en primaria, pero no en la ESO. “Todo a la vez no puede ser”, dice Gomà, quien insta a los sindicatos a replantearse la oferta. “Estamos abiertos a acordar esa medida porque es buena para el sistema educativo y el alumnado”, ha añadido. 

"Un gran pacto social"

Por otro lado, la representante de Educación se ha mostrado partidaria de un “gran pacto social de país” para que el Govern “priorice” sus recursos y los destine a la educación para seguir avanzando en la reversión de los recortes. 

Para acabar, ha sacado pecho de las más de 2.400 dotaciones estructurales que ha acordado incorporar la Generalitat el próximo curso. Una noticia que desde los sindicatos tildan de “propaganda” porque la cifra no es suficiente para cubrir las necesidades de los colegios.