Menú Buscar
Eduardo Colmena, asesinado a tiros en el barrio de Baró de Viver de Barcelona / CG

"¡Mátalo!": Prisión para Olga, sospechosa en el asesinato de Eduardo Colmena

La pareja de Pedro, encerrado a la espera de juicio como presunto autor del crimen de Baró de Viver, a la cárcel tras declarar cuatro testigos protegidos, que la señalan

6 min

"¡Mátalo, mátalo!". Dos palabras han dado con los huesos de Olga B. en la cárcel. La ciudadana ha recalado en prisión preventiva, donde ya se encuentra su marido Pedro S.M., como presunta coautora del asesinato a tiros de Eduardo Colmena en el barrio de Baró de Viver de Barcelona en diciembre de 2018.

Según el auto de prisión al que ha podido acceder este medio, la titular del juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona ha cambiado su criterio y ha decretado la custodia preventiva de Olga, que pertenece como su marido al clan de Los Pistoleros. Lo ha hecho la magistrada después de que varios testigos protegidos señalaran a Olga de forma inequívoca como coautora del homicidio doloso. ¿Cómo? "Con una participación decisiva como coautora-colaboradora necesaria", esgrime la resolución judicial.

"Mátalo, mátalo"

Según han declarado los ciudadanos anónimos en las testificales recabadas, Olga B. habría librado una arma de fuego "u objeto", dependiendo de las declaraciones, a su marido Pedro S.B. en el último momento antes de que éste, supuestamente, abriera fuego contra Colmena, exluchador de lucha grecorromana y entrenador de esta disciplina en el Club de Lucha Baró de Viver. "Cobra significativa fuerza la tesis acusatoria que sostiene que Olga B. facilitó una arma a Pedro S.B. para que éste acabara con la vida del señor Colmena", reza el auto. Lo habría hecho emplazando al marido a apretar el gatillo al grito de Mátalo, mátalo, algo que aumenta su grado de participación en el tiroteo.

Eduardo Colmena, asesinado en el barrio de Baró de Viver de Barcelona en diciembre / CG

Eduardo Colmena, asesinado en el barrio de Baró de Viver de Barcelona en diciembre / CG

El escrito corrige otra resolución anterior del 28 de diciembre de 2018, en el que la magistrada del juzgado número 13 decretaba libertad provisional para Olga. Ahora, la titular de la sala, a petición de Fiscalía, cambia de criterio tras leer las declaraciones de los testigos protegidos, que son demoledoras a la par que coincidentes. "Descartando que concurra el riesgo de ocultación, alteración o destrucción de las fuentes de prueba [...] ciertamente el riesgo de fuga aquí es alto si atendemos a la gravedad de la pena y a la quiebra de localización nada más cometido el homicidio con la fuga de ambos". En efecto y a la espera de confirmar su papel en el crimen, Olga y Pedro huyeron a Roquetas de Mar (Almería) tras el asesinato. Fueron detenidos un mes después, en enero de este año.

Un crimen que sacudió el barrio

La decisión de la magistrada agrega otro capítulo en la triste historia del crimen de Eduardo Colmena, que destrozó el barrio de Baró de Viver, donde el vecino era muy querido. Participaba en el Club de Lucha Baró de Viver y había sido campeón de Cataluña de esta disciplina. Tras su trágica muerte, la Federación Española de Luchas Olímpicas emitió una nota de condolencias. Por su parte, la reacción ciudadana tuvo un voltaje emocional más elevado. Desconocidos prendieron fuego al piso de la pareja presuntamente autora del asesinato tras perpetrar el mismo. Asimismo, alzaron un altar en honor a Edu en la plaza Baró de Viver. Meses después, ya han recogido 10.000 firmas en una petición en Change.org para conceder al vecino la Medalla al Mérito Civil.

Plaza Baró de Viver, donde ocurrió el crimen / Google Maps

En efecto y según la información que se conoce, Eduardo Colmena, de 42 años, murió acribillado por defender a una mujer de la agresión de un miembro del clan de Los Pistoleros, con quien ya había tenido rifirrafes en el pasado por los problemas que éstos ocasionaban en el barrio. El pasado 22 de diciembre, dos de ellos, cree acreditado la policía, descerrajaron cuatro tiros a Eduardo después de que el luchador cogiera del cuello a uno de los familiares del clan después de que éste agrediera a una mujer, tal y como avanzó El Español. Ahora, es sospechosos un matrimonio que duerme entre rejas.

La acusación popular ha recalado en el despacho profesional Vosseler Abogados, quien ha preferido no hacer comentarios habida cuenta de que se trata de un caso sub júdice.