Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los caballos fallecidos por culpa del perro, según informa el consistorio / AGENTS RURALS

El dueño del perro que provocó la muerte de 15 caballos en Soriguera se hará cargo de los daños

Los animales se asustaron y cayeron por el barranco de las Milleres, por lo que el ayuntamiento pidió cerrar de urgencia el recinto que surte de agua a las poblaciones cercanas

2 min

Las primeras informaciones apuntaban a que una manada de perros había provocado la muerte de 15 caballos en el Pallars Sobirà. No obstante, según ha podido confirmar Crónica Global de fuentes municipales, se trataría de “un solo perro” que asustó a los animales que se despeñaron por el barranco de las Milleres, de 30 metros de altura.

La regidora del Ayuntamiento de Soriguera​, Inmaculada Torras, ha remarcado que “fue un único perro” y desmiente que fueran canes salvajes los que provocaron la muerte de dos yeguas y 13 potros. Esta versión ha cobrado todavía más fuerza después de que este mediodía el propietario del animal doméstico se identificara como tal.

Responsabilidad y daños

Agentes Rurales, que se han encargado de inspeccionar la zona y retirar a los animales del barranco de difícil acceso, han confirmado que el dueño del can ha manifestado voluntariamente su propiedad y la posesión de un seguro.

Por ello, el propietario se ha puesto en contacto con el ganadero por tal de hacerse cargo de los daños causados. Los 15 caballos han sido retirados en helicóptero, por el difícil acceso de los agentes rurales a la zona.

Cierre el punto de captación de agua

Torras ha aseverado que en cuanto tuvieron conocimiento de que los caballos habían caído en el barranco pidieron al Consejo Comarcal del Pallars Sobirà que cerrar la zona, al tratarse de un punto de captación de agua del municipio y limítrofes.

La regidora ha apuntado que se ha comprobado que no se haya contaminado el agua y, tras la extracción de los 15 cadáveres ayer jueves por los Agentes Rurales, se ha vuelto a abrir la zona. Ahora solo queda esperar la solución amistosa entre el propietario del perro y el ganadero por el deceso de los caballos.