Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
En España, el suicidio ya es la segunda causa de muerte no natural entre los jóvenes / PEXELS

El duelo tras el suicidio de un familiar: “Durante 25 años no he sido capaz de hablar del tema”

En 2020 se quitaron la vida un total de 3.941 personas en España, siendo la segunda causa de muerte no natural entre los jóvenes

5 min

Alberto tenía 18 años cuando su hermano mayor se suicidó. “Era mi ídolo”, asegura. “Fue un golpe que nadie se esperaba. Tenía 25 años. Se le enquistaron los problemas y buscó una salida para dejar de sufrir”. Durante más de dos décadas, Alberto ha sido incapaz de hablar sobre ello. Intentó seguir con su vida pero no fue fácil. “A veces duele como si fuera el primer día”.

Una de cada 100 muertes en el mundo corresponde a una muerte por suicidio y en España ya es la segunda causa de muerte no natural entre los jóvenes. Detrás de cada suicidio se encuentran los denominados ‘supervivientes’, los familiares y allegados de la víctima. Estas personas afrontan un duelo complicado que en muchos casos no llega a desaparecer nunca.

Un tema tabú

“En mi familia apenas lo hemos hablado. No nos atrevemos a pronunciar su nombre ni la palabra suicidio. En general no nos preparan para hablar sobre la muerte y menos en un caso como este”, explica Alberto. Desde la asociación Després del Suïcidi - Associació de Supervivents (DSAS), señalan que aunque es doloroso hacer frente a cualquier muerte, en la situación de un suicidio se suma la angustia de querer saber o entender qué es lo que lo ha forzado.

A ello se añade que, pese al elevado número de muertes por suicidio que se han registrado en los últimos años, este tipo de decesos siguen ocultándose. En este sentido, la asociación defiende que la prevención del suicido debe pasar por la información y por hablar del suicido “sin tabúes y sin estigmatizar”.

Una niña triste atraviesa el duelo por la muerte de un ser querido / PIXABAY
Una niña triste atraviesa el duelo por la muerte de un ser querido / PIXABAY

Buscar ayuda

Después de muchos años sufriendo en silencio, hubo algo que cambió la vida de Alberto. “Pedí ayuda. En 2020 contacté con DSAS y empecé a sentarme con gente que ha pasado lo mismo que yo. Pero nadie más de mi familia lo ha hecho. En general pedimos muy poca ayuda, especialmente los que vivimos de cerca un caso de suicidio” asegura. 

Aún así, el duelo es un proceso y no es progresivo. “Por mucho que uno cierre el duelo, es inevitable que de vez en cuando te vengas completamente abajo”, recuerda Alberto. Al fin y al cabo, asegura la asociación, se trata de una experiencia “emocionalmente desbordante y traumática” para cualquier persona.

La prevención

En Cataluña existen diversas organizaciones que trabajan activamente en la prevención y en el acompañamiento del duelo por suicidio. Todas ellas trabajan para realizar acciones que aporten esperanza desde la convicción de que el suicido es prevenible

Una de ellas es la Asociación para la Prevención del Suicidio y la Atención al Superviviente. Con sede en Barcelona y muy focalizada en la prevención del ámbito educativo y jóvenes, recuerda que el suicidio se trata de un problema de Salud Pública. “Como sociedad tenemos un problema muy grave. “Por suerte”, apuntan, “cada vez está más presente en el debate público”. 

Alberto, por su parte, pide que también se ponga el foco sobre las personas que pierden a amigos o familiares. “No nos atienden. Necesitamos más herramientas para que la gente pueda seguir con sus vidas después de perder a alguien por suicidio”. Ante todo, recuerda: pedir ayuda es siempre es la mejor opción.