Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una propietaria lleva 14 meses sin cobrar el alquiler en Girona / GOOGLE MAPS

El drama de una casera: "Llevamos 14 meses sin cobrar el alquiler y esperando al juez"

Una familia de siete personas vive en un piso de Girona del que se niegan a pagar la renta y cuya propietaria aún tiene viva la hipoteca

4 min

El infierno de muchos propietarios no se reduce a las okupaciones, sino también a los impagos de los inquilinos. Maribel es la madre de una joven casera que lleva 14 meses sin percibir la renta de un piso de alquiler en Girona. La situación ha asfixiado a esta familia durante más de un año, llegando a provocarles secuelas psicológicas.

"Mi hija prefiere no hablar", comenta Maribel. La joven estudia un grado de integración social en la universidad de Girona, pero no puede residir en la vivienda familiar, heredada hace un año tras el fallecimiento de su padre. La chica encajó el legado paterno por voluntad sentimental, pese a la hipoteca de 120.000 euros que arrastraba el inmueble. Su plan pasaba por revender el activo a medio plazo y así poder instalarse cómodamente en la ciudad. Pero la actitud de los actuales residentes ha frustrado estos planes.

Inquilinos 'okupas'

"En julio de 2019 venció el contrato de alquiler que habían firmado con las siete personas que vivían en el piso, una familia con cinco hijos, uno de ellos un bebé", explica Maribel. "Se han negado a irse en repetidas ocasiones. Es surrealista: incluso nos ofrecieron comprar el piso cuando dicen no poder afrontar el alquiler", se lamenta. "No se han metido rompiendo puertas, pero son como okupas", resume. Por si fuera poco, asegura que los inquilinos tienen subarrendado una plaza de párking doble cerrada.

La vivienda, un dúplex totalmente reformado de 100 metros cuadrados, está ubicado a las afueras de Girona, en la carretera de Pont Major. "Reformamos el piso a nuestro gusto y con mucho esfuerzo después de comprarlo sobre planos en 1999", detalla Maribel. "El piso está en buen estado pero se niegan a pagarnos porque, al parecer, hay una gotera... excusas con las que llevamos 14 meses sin cobrar". ¿Han probado de echarlos y cambiar la cerradura? "No podemos hacerlo, tienen a un recién nacido. Servicios sociales no nos da una solución", dice.

Juicio a la vista

Madre e hija se acogieron a una moratoria de tres meses en la cuota hipotecaria durante la pandemia y también lograron negociar con el banco una prórroga. Pero la situación es insostenible: "Yo le pago la hipoteca y ella vive por el momento en casa de una amiga. Además, está en tratamiento a raíz de todo esto", señala.

El próximo 20 de octubre está fijado un juicio para decidir el desalojo de la familia. Maribel interpuso la denuncia en marzo, justo antes de que estallase la crisis sanitaria, que ha retrasado los plazos judiciales hasta este otoño. Su defensa está segura de que podrán recobrar la vivienda, pero el tiempo perdido nadie podrá devolvérselo a su hija. "Estamos esperando a que el juez resuelva y ponga punto y final a esta injusticia", apostilla.

Destacadas en Vida