Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Preservativos incautados por los Mossos / Mossos

Dos empresarios denunciados por vender preservativos falsos

Los responsables de los negocios vendieron más de 15.000 cajas de profilácticos desde 2018

3 min

Este viernes,  Mossos d’Esquadra ha informado de una denuncia penal a dos empresarios del sector de la droguería por vender preservativos falsos de la marca Durex.

Según informa el cuerpo policial, los preservativos son productos sanitarios y la venta de estos productos falsificados puede ser constitutiva de un delito contra la salud pública y de otro contra la propiedad industrial.

Desde mayo

Tal y como ha confirmado Mossos, la operación se lleva investigando desde el pasado mes de mayo cuando el Servicio de Control Farmacéutico y Productos Sanitarios del Departamento de Salud se puso en contacto con las fuerzas del orden para alertar de que se estaban vendiendo preservativos totalmente falsos.

Concretamente, se trataba de cajas de 12 unidades del modelo Durex Natural Confort, etiquetadas en castellano y portugués, correspondientes al lote 1000221414, con fecha de caducidad 2024-05.

Operación

La operación para corroborar las pesquisas se realizó el pasado 12 de mayo y en dicho establecimiento se intervino el material. Al supermercado se le confiscó varias cajas de otros modelos de preservativos de la misma marca que, a pesar de no ser falsos, no se podían comercializar en la Unión Europea, ya que no llevaban el preceptivo marcado CE.

Las investigaciones fueron más allá y Mossos detectó la venta fraudulenta de cientos de cajas de preservativos que no cumplían con los estándares sanitarios. Además, comprobaron que la mayoría de estos establecimientos habían adquirido estos preservativos de vendedores ambulantes y sin ningún tipo de garantía sanitaria ni factura legal.

Más de 15.000 cajas

La policía autonómica también ha confirmado que los empresarios llevaban vendiendo los profilácticos desde finales de 2018, con un total de 5.000 cajas de preservativos falsificados y más de 41.000 cajas de preservativos sin marcado CE.

Ante estos hechos, los Mossos denunciaron penalmente a los administradores de ambas empresas, dos hombres de 48 y 53 años y de nacionalidades española y paquistaní, como presuntos autores de un delito contra la salud pública y de otro contra la propiedad industrial.