Menú Buscar
Hermanos mellizos posando con su producto / WATER 2 KIDS

Dos mellizos de ocho años crean su propia empresa de agua embotellada

Los hermanos han fundado la empresa para sustituir las bebidas azucaradas entre los más pequeños

3 min

Brasil y Princeton Dowe son dos mellizos neoyorquinos de 8 años que han conseguido todo un logro a su edad: crear su propia marca de agua embotellada para niños. El objetivo: conseguir mediante esta iniciativa que los niños y niñas de su entorno puedan optar a una opción más saludable, dado el alto consumo de bebidas y refrescos azucarados entre los más pequeños. 

Agua embotellada Water 2 Kids / WATER 2 KIDS

Agua embotellada Water 2 Kids / WATER 2 KIDS

Así surge el proyecto de Water 2 Kids, una empresa en la que los hermanos ofrecen agua pura embotellada procedente de manantiales que destaca por un etiquetado atractivo orientado al público infantil. "Los niños no beben mucha agua porque no la ven en la tienda en una botella que se dirija a ellos", explica Brasil como fundadora. De momento la iniciativa está teniendo una respuesta muy favorable en el área del Bronx de Nueva York, barrio del que proceden los hermanos, y en el que se está repartiendo el producto en 17 tiendas

La obesidad infantil preocupa... y mucho

La obesidad infantil es a día de hoy un problema muy grave que afecta a miles de niños y niñas en EEUU, especialmente a los más pequeños y a minorías como los hispanos, tal y como lo refleja un estudio de la Academia Americana de Pediatría (AAP)

Uno de los principales datos que se destacan en este documento es el increíble aumento de peso que se ha producido especialmente entre 2013-2014 en los niños pertenecientes al grupo de edad de entre dos y cinco años. "Fue una sorpresa ver cuánto ha aumentado la obesidad en el grupo de los más pequeños", explicaba tras conocerse los resultados la autora del estudio, Asheley Cockrell Skinner. La iniciativa de los hermanos Dowe alienta así a los niños de todo el país a instaurar dietas y hábitos saludables que les ayuden a crecer fuertes y sanos, empezando por algo tan sencillo como el consumo de botellas de agua divertidas y procedentes de manantiales naturales.