Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un estudiante de Formación Profesional (FP), que vuelve a sufrir una falta de plazas / EFE

Dos años sin plaza de FP: el plan de Cambray vuelve a fracasar

Tras el fiasco del curso pasado, el 'conseller' de Educación deja fuera del sistema educativo a miles de personas que querían cursar un grado medio o superior

8 min

El plan de Josep Gonzàlez-Cambray vuelve a fracasar. Más de 20.000 personas se han vuelto a quedar sin plaza para acceder a un grado medio o superior de Formación Profesional (FP) en Cataluña, después de que el conseller de Educación solo haya garantizado la continuidad a los estudiantes que finalizaban este año 4º de la ESO. Ello tras el fiasco del curso pasado, cuando incluso estos jóvenes se quedaron fuera, obligando a la Generalitat a improvisar y recolocarlos en cursos que no eran los deseados. 

Así pues, este verano no todas las personas que querían comenzar una FP en septiembre pueden respirar tranquilas. Es el caso de Carla Neila, una joven de 18 años que, por segundo año consecutivo, se ha quedado fuera del grado medio de auxiliar de enfermería. El curso pasado fue una de las afectadas por la falta de plazas y, esta vez, el Govern la ha vuelto a dejar "desamparada" al priorizar a los estudiantes que, como ella el año anterior, finalizaban la secundaria.

Josep Gonzàlez Cambray, consejero catalán de Enseñanza, en el Parlament / EP
Josep Gonzàlez Cambray, consejero catalán de Enseñanza, en el Parlament / EP

Nuevo desajuste entre oferta y demanda

Para acallar las críticas, el Govern anunció un aumento de 7.593 plazas para el grado básico, medio y superior. Pero lejos de ser un plan ambicioso, los sindicatos ya alertaban: sería insuficiente, y tenían razón. Y es que, pese a garantizar la continuidad a los que acaban la ESO, vuelve a olvidarse de otras personas. "¿Qué pasa con aquellos estudiantes que se quedaron sin plaza el año pasado o que hicieron primero de bachillerato y abandonaron, o bien porque estaban mal orientados o bien porque pensaban que era otra cosa y no se aviene con sus habilidades y competencias?", explica Jesús Martín, portavoz de UGT. 

Por otro lado, los sindicatos le reprochan a Cambray su falta de previsión para abrir nuevos grupos en aquellos grados con más demanda, como el de los cuidados de enfermería, informática o electromecánica. Así pues, se ha vuelto a producir un desajuste entre la oferta y la demanda, lo que explica que se hayan quedado 11.722 personas sin plaza en grado medio cuando hay 13.625 plazas vacantes. Se trata de plazas que quedan libres para cursos que no quiere hacer nadie.

Grados con mayor demanda

Desde la Fundación Escola Cristina de Cataluña, Melcior Arcarons apunta que "muchos alumnos que querían cursar el grado medio de cuidados auxiliares de enfermería no han obtenido plaza, con el agravante de que no tienen alternativa en la formación profesional para la ocupación porque no existe el certificado de profesionalidad".

No obstante, tendrían la posibilidad de concertar grupos adicionales ya autorizados en centros concertados que, por falta de concierto, no pueden impartirlos. "Veremos qué es más importante para el conseller: si escolarizar a más alumnos al precio de incrementar algunos conciertos o no concertar ningún grupo adicional al precio de dejar a gente sin plaza en el ciclo que pide", añade. 

Obligada a buscar trabajo por falta de plaza

En este sentido, desde CCOO temen que "una buena parte pueda quedar fuera del sistema" educativo, como Clara Neila, que se verá "obligada a buscar trabajo" si en septiembre, en la nueva convocatoria, no logra entrar en ningún centro. "Tanto que se queja el Departamento de Educación de que la gente deja los estudios y, cuando quieren estudiar, los deja fuera", lamenta la joven. 

También UGT avisa de que "no se puede permitir que en Cataluña haya personas que se quieran formar y no puedan". Solo los afortunados que se puedan permitir una escuela de pago podrán garantizarse --y no siempre-- sus estudios: "Eso es una vergüenza", añaden. 

La Generalitat, una "fábrica de ninis"

Pilar Antón es la madre de un joven que se ha vuelto a quedar sin plaza de FP, también por segunda vez. El curso pasado, al quedarse fuera, optó por hacer un bachillerato del que ha visto que "no es lo suyo". Este curso ha vuelto a fracasar en el intento de entrar en la FP, tal y como explica a Crónica Global: "Hay chicos que, al acabar 4º de la ESO, se van a bachillerato, donde van mal y quieren volver a ciclos. Entonces se encuentran que tienen 17 años y no pueden tener plaza".

Un alumno de un grado medio de formación profesional /  F.X. LLUCH I RAFECAS
Un alumno de un grado medio de formación profesional / F.X. LLUCH I RAFECAS

Eso evidencia que desde el Govern no han querido "arreglar el problema" anunciando nuevas plazas, sino "enmascararlo". "No han creado nuevas plazas de FP, sino que ahora los 20.000 que están en la calle no son los que acabaron 4º de la ESO, sino los que han cursado bachillerato y les ha ido mal o los que dejaron los estudios hace tiempo", añade Antón

"¿Qué hacen los jóvenes si no hay estudios ni tampoco hay trabajo?", se pregunta esta madre, que califica a la Generalitat como "una fábrica de ninis". También lamenta no tener ninguna salida para su hijo: "No sabemos qué hacer... Nosotros no podemos pagar un centro privado. Simplemente no hay salida, ni siquiera laboral. De verdad, es agobiante. Las familias estamos entre cabreadas y resignadas". 

Miles de jóvenes, en la estacada

Ante los "importantes desajustes entre la oferta y la demanda y ante la infraoferta de diferentes tipologías de ciclos formativos", CCOO sugiere a la Conselleria de Educación que se plantee para la creación de nuevas plazas "la utilización extraordinaria de espacios y/o centros públicos con franjas libres de ocupación que puedan acoger nuevos grupos".

Sería la forma para que miles de jóvenes como Carla no se queden en la estacada