Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una docente imparte clase, donde docentes acusan a Cambray de maquillar datos de fracaso escolar con el nuevo currículum

Los docentes acusan a Cambray de maquillar datos de fracaso escolar con el nuevo currículum

Las estadísticas mejorarán a cambio de "empeorar la calidad del aprendizaje de los estudiantes", alertan

5 min

El nuevo currículum que el Govern prevé aplicar a partir del próximo curso en los colegios catalanes hará que se reduzca el número de suspensos y de alumnos repetidores en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Pero los profesores alertan: es una "trampa”, pues será a cambio de "empeorar la calidad del aprendizaje de los estudiantes". Acusan al conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, de querer mejorar las estadísticas, pero avisan de que el fracaso escolar seguirá existiendo

El documento que la Conselleria ha entregado a los centros establece que los criterios de evaluación estarán basados en competencias y no en contenidos. Es decir, "los alumnos tendrán que lograr unas competencias que serán indispensables para su desarrollo personal, para resolver situaciones y problemas de diferentes ámbitos de su vida". Hasta ahora, debían comprender unos contenidos y utilizarlos para resolver actividades de tipo competencial. Por ejemplo, un estudiante debe entender la contabilidad básica de una empresa y sus estados contables para, después, poder estudiar la viabilidad del proyecto a partir de sus datos reales. "La competencia se tenía que demostrar a partir de un conocimiento previo y esto es evaluable de manera objetiva", explica Jesús Orellana, profesor de Secundaria.

Un profesor de secundaria impartiendo clase / EP
Un profesor de secundaria impartiendo clase / EP

Ámbitos de conocimiento

Desde el próximo año, la lógica es la contraria. Se formularán los contextos donde se puede desarrollar el aprendizaje competencial y, a partir de aquí, se formulan los saberes. Es cierto que no todos los conocimientos se pueden relacionar de manera inmediata con contextos diarios, pero son "indispensables para dar oportunidades a los alumnos de poder elegir, en igualdad de oportunidades, su profesión futura".

Se enseñará por ámbitos de conocimientos. Así pues, un profesor de matemáticas podrá ejercer también en áreas como tecnología o física y química, pero no lo hará exclusivamente en la asignatura en la que está especializado. Orellana lo ve “una estafa para el alumnado", porque el educador no controlará en profundidad la materia y transmitirá "un conocimiento superficial". "Ante las dudas de los alumnos, la riqueza de la explicación del profesor siempre dependerá de los conocimientos en los cuales esté especializado". Además, "un experto podrá adaptar la complejidad de sus explicaciones a las necesidades del alumnado, ofrecer una visión integral y encontrar los recursos adecuados según la necesidad de cada momento. Es imposible que un docente no especialista pueda hacer esto", explica. 

"Está en juego la calidad de la educación"

El nuevo modelo pone en juego la calidad de la educación que se ofrece a los alumnos, quienes "merecen unos docentes que realmente dominen los conocimientos que tienen que darse en clase", dicen también desde los sindicatos. "Quien tiene que hacer una especialidad es el especialista, no una persona que no domina la materia”, sostiene Iolanda Segura, de Ustec. La consecuencia de este currículum es que los estudiantes no tendrán conocimientos profundos, sino que aprenderán “lo justo y necesario”. Pero también afectará a profesores, que deberán formarse “deprisa y corriendo” sobre temas que no conocen lo suficiente y de los que deberán enseñar. 

Alumnos de Secundaria entrando al instituto / EP
Alumnos de Secundaria entrando al instituto / EP

Creen que el Govern está cometiendo un “error” porque está convirtiendo la Secundaria en una nueva Primaria. “Si acaban con la especialización, se pierden los contenidos y lo que se aprenda servirá de poco”. Consideran que el Ejecutivo autonómico plantea la ESO como una etapa terminal cuando no lo es, sino que debe servir para formarse de cara a un futuro

Así pues, el nuevo currículum podría ayudar a reducir en Cataluña los datos en abandono y fracaso escolar --que se sitúan por encima de la media estatal--, pero "a costa del aprendizaje" de los jóvenes.