Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Interior

La división marítima, el buque insignia de Estela que no quieren ni los Mossos

El sindicato USPAC asegura que el cuerpo tiene otras prioridades en las que invertir los fondos mientras que la Guardia Civil denuncia "intrusismo" en sus competencias

6 min

Este viernes el comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Maria Estela, anunciaba en una entrevista ofrecida a Catalunya Ràdio la creación de la división de la policía marítima de los Mossos d’Esquadra. El anuncio ha pillado por sorpresa incluso a los sindicatos del propio cuerpo, que se han enterado por la prensa de la “precipitada” decisión de su nuevo superior.

Desde la policía autonómica aclaran que lo que pretende la nueva cúpula es “darle más empaque” a la unidad existente, reforzando la estructura y convirtiendo el pequeño grupo –que cuenta con cinco embarcaciones y 30 agentes para todo el territorio– en una división, lo que supone una configuración mucho más compleja formada por varias áreas y unidades como la actual. “La nueva prefectura quiere potenciar la policía marítima creando una estructura mucho más potente para abordar todo lo relacionado con este ámbito”.

Una “millonada” desperdiciada

Desde el sindicato independiente de los Mossos (USPAC), su portavoz Albert Palacios confiesa que es la primera noticia que reciben de la medida anunciada por Estela. Aunque las competencias en el mar son de la Guardia Civil, explica, hay unos kilómetros de costa en los que los Mossos pueden patrullar. Sin embargo, Palacios incide en que cuando la reciente unidad “no está ni siquiera operando al 100%”, hablar de crear una división es demasiado prematuro, sobre todo cuando el cuerpo tiene otras prioridades más urgentes.

“Antes de gastarse una millonada en una división de la policía marítima hay que arreglar comisarías que se caen a trozos, ofrecer formación a los agentes, pistolas táser y cámaras unipersonales, comprar vehículos y material”, reivindica. Y así lo ven también los trabajadores, defiende el portavoz. “Entiendo que la Generalitat lo habrá negociado con el Estado, que lo ignoro. Pero si es un pulso, lo sabremos en breve”, subraya.

Una intrusión para la Guardia Civil

El anuncio inesperado de la creación de la división también ha levantado ampollas en la Guardia Civil. Alfonso Merino, secretario general de la Asociación Unificada de la Guardia Civil en Cataluña (AUGC) recuerda que el instituto armado es quien tiene las competencias marítimas en exclusiva. Si ya estaban en contra de la unidad, por considerarla un “malgasto de dinero” y una “intrusión”, la división viene a reafirmar su postura. “La Guardia Civil cubre perfectamente las necesidades que hay en el ámbito del territorio marítimo de Cataluña. Denunciamos la invasión de competencias por parte de los Mossos d’Esquadra”, declara el secretario general.

Merino señala que con la creación de la unidad hace un par de años, los Mossos asumieron el control de las aguas interiores, pequeñas áreas del mar en las que la Guardia Civil también tiene presencia. “El 112 los avisa siempre a ellos, y hay servicios que, pese a ser competencia exclusiva de la Guardia Civil, los asume la policía catalana. Lo que sucede a menudo es que, como no pueden gestionarlos porque sus barcos son demasiado pequeños, nos llaman a nosotros”, explica.

Debate competencial

Desde la asociación denuncian que, en teoría, la policía autonómica se encarga de la línea de costa y del control de embarcaciones deportivas. En la práctica, dicen, intentan ocuparse de todo aunque no les corresponda. “Es una asunción encubierta de competencias”, aseguran.

Sobre los recientes cambios en los mandos directivos de los Mossos, Merino lo achaca a la entrada de un gobierno “totalmente independentista” en la Generalitat. “Lo que se pretende es poner a sus afines al frente de las instituciones para controlarlo absolutamente todo”. El refuerzo de la estructura marítima, a su parecer, forma parte de una estrategia a largo plazo que persigue una desaparición paulatina de la Guardia Civil del territorio catalán. “Ahora es el servicio marítimo, pero esta semana lo han hecho también con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), intentando transferir las competencias a los agentes forestales de los Mossos”. Con la nueva división, la cúpula de la policía autonómica suma otro contencioso a la tensa relación con los cuerpos nacionales.