Menú Buscar
La estatua de Antonio López, Marqués de Comillas, ya desmontada para recalar en el Museo de Historia de Barcelona (MUHBA) / CG

Las distracciones de Colau con el callejero de Barcelona

Las propuestas del Ayuntamiento de Barcelona han suscitado discrepancias

2 min

El fracaso de la multiconsulta del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona ha tenido sus derivadas. Y es que en una de las preguntas tumbadas se tenía que debatir el nuevo nombre para la plaza Antonio López, después de que el consistorio decidiera retirar la estatua que presidía la plaza al considerar que el Marqués de Comillas encarnaba la figura de "esclavista". 

Ahora la plaza no tiene estatua, pero el cambio de nombre sigue paralizado. Esta distracción del Ejecutivo no es la única. El almirante Cervera de la Barceloneta, héroe español en Cuba y Filipinas, también ha sido uno de los objetivos de Colau. Su nombre ha sido sustituido por el de Pepe Rubianes, humorista que se le recuerda por haber dicho en TV3 que "la unidad de España le sudaba la polla". 

Borrar a los borbones

En la misma línea, la plaza Llucmajor ha pasado a llamarse plaza de la República. Estas nuevas medidas también afectan a la monarquía. La plaza Juan Carlos I, bautizada así en agradecimiento de la ciudad a la actuación del Rey durante el golpe de Estado del 23-F, se ha rebautizado como plaza del Cinc d’Oros, su antiguo nombre popular.

No es la primera vez que se emprendem medidas contra símbolos borbones. Se retiró el busto del Juan Carlos I del salón de pleno y también se han negado a restituir el retrato de Felipe VI en el consistorio a pesar de la sentencia judicial que le obliga a ello.