Menú Buscar
Patinetes eléctricos en la acera / EFE

Se disparan las multas a patinetes eléctricos en Barcelona

Sólo en los diez primeros meses del año, de enero a octubre, la Guardia Urbana ha impuesto cerca de 1.500 sanciones a este tipo de vehículos, una media de 150 multas al mes

29.11.2018 11:56 h.
3 min

La Guardia Urbana de Barcelona (GUB) ha multiplicado por cuatro el número de multas que impone cada mes a vehículos eléctricos de movilidad personal, sobre todo patinetes eléctricos, con respecto al año pasado.

Según publica Betevé, las multas que más crecen son a vehículos de empresas de alquiler de patinetes eléctricos y otros vehículos de movilidad personal. Sólo en los diez primeros meses del año, de enero a octubre, la Guardia Urbana ha impuesto cerca de 1.500 sanciones a este tipo de vehículos, una media de 150 multas al mes. Este dato supone un incremento exponencial si se compara con las cifras del año pasado --fecha de entrada en vigor de la normativa--, cuando se pusieron 205, con una media de 34 multas el mes.

Las empresas de alquiler, las más multadas

Por lo que respecta a las empresas que alquilan estos vehículos, las denuncias que ha puesto la Guardia Urbana crecieron todavía más. En concreto, se interpusieron 115 multas durante el segundo semestre del año pasado, y ya son cerca de 1.300 en lo que va de este año, lo que equivale a multiplicar por seis las sanciones de media cada mes.

Según la televisión municipal, las infracciones más comunes de los usuarios son la circulación de riesgo, transitar por donde no corresponde --fuera del carril bici y de las zonas 30--, exceso de velocidad y no llevar elementos de seguridad. En el caso de las sanciones a las empresas que alquilan estos vehículos, está la circulación abusiva de grupos numerosos, el estacionamiento incorrecto y no cumplir la normativa.

Regulación estatal

El Ayuntamiento de Barcelona ya anunció en septiembre que la Guardia Urbana intensificaría los controles para sancionar a los conductores de patinetes y otros vehículos de movilidad personal que no cumplieran las normas. Dependiendo de la gravedad de la infracción, la multa puede ir de los 100 a los 500 euros. 

El aumento masivo de estos artilugios ha provocado que la Dirección General de Tráfico (DGT) se plantee regular su uso a través de un real decreto. La normativa estatal podría llegar a prohibir que los patinetes eléctricos circulen por la acera y establecer una velocidad máxima para ellos de 25 kilómetros por hora. Se trataría de una normativa básica estatal que posteriormente podrán ampliar los ayuntamientos.