Menú Buscar
Patrullas de la Policia Local de Sant Cugat frente al ayuntamiento vallesano / AYUNTAMIENTO SANT CUGAT

El nuevo director de Seguridad Ciudadana de Sant Cugat asume que faltan policías

A los robos con fuerza en domicilios en el municipio se suman, ahora, los cometidos en trasteros

02.10.2016 00:00 h.
3 min

Lleva poco más de un mes en el cargo y ya ha activado la maquinaria para dar respuesta al que actualmente es el principal problema de Sant Cugat: el aumento de los robos con fuerza en los domicilios de los habitantes de la comunidad vallesana.

El exmosso d’esquadra y exjefe de la Policía Local de Mollet del Vallès, Jaume González Moreno, coge la batuta de la (in)seguridad ciudadana en el momento más delicado para el municipio y ha aceptado su nuevo puesto como un verdadero desafío. Para abordarlo, ha iniciado ya las reuniones con algunas de las asociaciones de vecinos y las sensaciones, por el momento, son positivas.

Reunión positiva

“Dice que quiere estar encima del tema, que lo planteará como urgente y prioritario y que le gusta hacer cumplir las ordenanzas”, asegura a Crónica Global Manel Ortiz, secretario de la Asociación de Vecinos de Sant Cugat Centro. “Como mínimo, en principio te escucha y se apunta todo lo que nos preocupa a los vecinos”.

Ortiz salió de la reunión con una sensación “más positiva de lo que esperaba” y con la idea de volver a solicitar un encuentro con el director de Seguridad Ciudadana en un par de meses, como muy tarde. “Estuvimos unas cinco horas hablando y también estaba presente el jefe de la Policía Local de Sant Cugat”.

Robos en trasteros

En la reunión, el portavoz de la asociación de vecinos aclaró que hay más robos cometidos que denuncias puestas, algo de lo que no tenían constancia los policías. “Mucha gente de una urbanización concreta a la que entraron a robar no hizo denuncias de lo que les habían robado porque eran bicicletas o monopatines viejos, pero eso no quiere decir que sea una comunidad feliz y tranquila”.

El mismo Jaume González asumió que faltan dispositivos policiales en el municipio para afrontar la proliferación de allanamientos que ahora, además, también afectan a los trasteros. “Acabo de ver que han entrado en los que tenemos al lado”, explica Ortiz. “Los tenemos por aquí cerca”, lamenta.