Menú Buscar
El torero José María Manzanares durante la lidia a su primer toro, al que cortó una oreja, durante las Fallas de 2018 / EFE

Las diferencias entre Cataluña y Baleares sobre la prohibición de las corridas de toros

Mientras el Constitucional avala la ley de las islas sobre la modificación de los espectáculos, tumba la decisión catalana de restricción absoluta

24.03.2018 07:00 h.
2 min

El Tribunal Constitucional acaba de avalar la ley de toros a la balear. Esto es, la celebración de corridas en las que se prohíbe expresamente la muerte y el maltrato de los astados bajo el apercibimiento de multas que ascienden hasta los 100.000 euros. El alto tribunal declaró inconstitucional, sin embargo, la prohibición de estos espectáculos en Cataluña.

Los magistrados aseveran que, para que se pudiera proceder del mismo modo en Baleares que en Cataluña, la doctrina constitucional exige que la ley sobre cuya suspensión se discute presente “una similitud intensa o coincidencia literal” con otras normativas ya declaradas inconstitucionales y nulas. Y esta semejanza no se produce entre ambas regulaciones.

Competencias estatales

¿En qué radica la diferencia entre las dos normativas? La ley catalana revocada por el TC, precisa el auto dictado este viernes, prohibía por completo las corridas de toros y otros espectáculos similares, por lo que “menoscababa las competencias estatales en materia de cultura” en cuanto afectaba a una manifestación cultural e impedía en Cataluña “el ejercicio de la competencia estatal dirigida a conservar esa tradición”. Los preceptos de la ley balear impugnados no prohíben, en general, los espectáculos taurinos.

Y es que la regulación balear dispone que aquéllos podrán seguir llevándose a cabo, pero sin provocar muerte ni sangre: “Los únicos utensilios que podrán usar el o la profesional taurino o taurina y los o las auxiliares durante la celebración de los espectáculos taurinos son el capote y la muleta. No se podrán utilizar divisas, puntas de pica, banderillas, picas, farpas, estoques o espadas, verduguillos puñales ni ningún instrumento punzante que pueda producir heridas y/o la muerte del toro”, establece la ley nuevamente vigente.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información