Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso / EP

La diferencia de contagios entre Madrid y Barcelona provoca alarma entre los expertos

Algunos profesionales sospechan que la comunidad madrileña podría tener una bolsa invisible de infectados

5 min

Desde que estalló la pandemia del coronavirus, la "guerra de los datos" ha acompañado a la crisis sanitaria. Su último episodio enfrenta a Madrid y Cataluña. Mientras la Comunidad de Madrid declara más hospitalizaciones que la comunidad catalana, al mismo tiempo contabiliza menos positivos. Esta paradoja ha generado suspicacias sobre la fiabilidad de la información, así como todo tipo de especulaciones para explicar esta aparente contradicción.

Algunos profesionales achacan esta situación a una falta de rastreo en profundidad. El jefe de Medicina Preventiva del Hospital Clínic, Antoni Trilla, ha cuestionado este miércoles los datos de la capital española. "Si buscas encuentras, y si no buscas, no encuentras", ha afirmado Trilla en una critica velada a la gestión madrileña. Algo más contundente se ha mostrado Bonaventura Clotet, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Germans Trias i Pujol, que recientemente acusó a la autonomía de mentir: "Madrid no está diciendo toda la verdad".

Los datos no encajan

Hasta ahora, la Comunidad de Madrid tan solo ha registrado cuatro focos, tres ubicados en localidades próximas a la capital (San Agustín del Guadalix, Ciempozuelos y Torrelaguna) y otro descubierto en el club de fútbol de Fuenlabrada. Frente a los 224 brotes notificados en todo el territorio nacional, la cifra de Madrid suena extraña tanto por su población como por su dinamismo económico. Para trazar una comparativa, en Cataluña ahora mismo hay más de 50 zonas calientes, principalmente en Lleida y Barcelona.

Más incongruencias. Según el Ministerio de Sanidad, la región que preside Isabel Díaz Ayuso informó de 40 nuevos casos el pasado viernes 17, mientras que Cataluña alcanzó 121 nuevos diagnósticos ese día. Sin embargo, mientras los hospitales catalanes solo ingresaron a 33 personas (una de ellas en UCI), en Madrid se requirieron 43 ingresos hospitalarios, cuatro de ellos en unidades de cuidado intensivo.

Transmisión bajo el radar

Una de las explicaciones ante esta disparidad es que en Madrid todavía no se ha detectado la transmisión comunitaria porque el rastreo es insuficiente. Esa es la opinión de la divulgadora Esther Samper, que ha puesto en duda la coyuntura madrileña.

Para la experta, la Comunidad de Madrid todavía no ha destapado un importante foco invisible que se estaría propagando del mismo que en otros lugares, es decir, a través de las generaciones más jóvenes y por la relajación en determinados ambientes de ocio. Samper destaca que "se están detectando muchos casos sueltos que no se declaran como brotes" y que "múltiples médicos de atención primaria (...) han alertado que no dan abasto con el rastreo de casos".

La sociología también cuenta

Se da el caso de que tanto la Comunidad de Madrid como las islas Canarias son las únicas autonomías que no obligan a sus ciudadanos a llevar mascarilla. Con todo, voces menos agoreras indican otros factores que podrían explicar este descuadre entre regiones: la falta de playa, la "despoblación" estacional que experimenta Madrid en los veranos o el hecho de que Cataluña fue menos previsora a la hora de activar su sistema de identificación precoz de positivos.

Actualmente, Madrid ha diseñado un servicio de rastreo con 126 profesionales; en Cataluña, se cuenta con 300. Si existe una bolsa de portadores que ha pasado inadvertida para estos rastreadores, tarde o temprano la propagación de la pandemia hará que salga a la superficie. Aunque sea porque un colapso en los centros de atención primaria vuelva a mandar la señal de alarma demasiado tarde.

Destacadas en Vida