Menú Buscar

Diez chorizos machos y la escasez informativa

'La Vanguardia' destaca el efecto de la multirreincidencia en la seguridad y acentúa que los delincuentes más detenidos son varones. 'El Diario' atribuye la crisis a la "escasez informativa"

17 min

Dicen los modernos que Barcelona no es el Bronx, que hay una conjura política y mediática para presentar la ciudad como la capital del crimen cuando en realidad es una de las ciudades más seguras del mundo, lo cual es cierto en comparación con Kabul, Río de Janeiro o Tegucigalpa. Dicen también que por Barcelona se puede pasear tranquilamente sin el riesgo de que un supremacista blanco se líe a tiros a las puertas de una iglesia frecuentada por inmigrantes, que, por cierto, son mayoría en todas las iglesias de la urbe. En fin, que si no es la mejor ciudad del mundo, la más segura, limpia y encantadora, poco le falta.

Sin embargo, en este fecundo paraíso unas pocas ovejas negras afean el paisaje de sano solaz y absoluta seguridad. Se trata de un grupo de delincuentes reincidentes que entran por una puerta del juzgado y salen por la otra ante la impotencia de las fuerzas policiales, según la versión de La Vanguardia, que en un pequeño titular de portada dice: "Los diez delincuentes que hostigan a Barcelona". En el interior, los mismos diez sujetos "ponen Barcelona contra las cuerdas".

El texto lleva la firma de Maika Navarro y es una recopilación de los antecedentes, especialidades y nacionalidades de los delincuentes que acumulan más detenciones. Informa Navarro: "Entre el 1 de junio y el 18 de agosto hay setenta y nueve días. En ese tramo estival de once semanas, los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana han detenido a un argelino de 18 años catorce veces. Ocho detenciones fueron por delitos de hurto, y seis por robo con violencia e intimidación. El segundo también es un exmena, tiene 28 años y nació en Marruecos. En ese mismo periodo ha sido detenido en once ocasiones y su especialidad es el robo con fuerza, además del tráfico de estupefacientes y un robo con violencia figura en su historial. (...) En el noveno lugar figura un español de 35 años, arrestado en nueve ocasiones este verano en Barcelona por robos con fuerza y robos en el interior de vehículos. Y en la décima posición se encuentra el delincuente más veterano de la lista, un argelino de 56 años al que en estas once semana han detenido ocho veces".

El reportaje ahonda en los datos: "Se pueden contar estas cifras de otra manera. Hay delincuentes que actúan en Barcelona a los que la policía catalana o municipal detiene más de una vez por semana. Hay una tercera manera de explicar al lector esa misma lista. Este verano, un grupo de veinte delincuentes, por cierto todos varones, ha sido detenidos 180 veces. A día de hoy, pese a que algunos tienen en su haber arrestos por robos con violencia, siguen en libertad. Todas las fuentes consultadas aseguran que en todos los casos, los veinte individuos vuelven a delinquir cuando salen por la puerta del juzgado. El robo con fuerza, con violencia, el hurto o el tráfico de drogas es su único modus vivendi".

Curioso. Todos varones, destaca el texto, que evita entrar en consideraciones sobre la procedencia de estos machirulos robadores y abusadores que tienen a la ciudad en un puño. Son cuatro gatos, pero qué cuatro, todos hombres y multirreincidentes a los que la policía es capaz de intimidar y hacer la vida imposible pese a tenerlos perfectamente identificados. Pues eso, que como dice Colau, "hechos puntuales" perpetrados por machos generales.

En El Diario se aboga por rebajar el tono en una entrevista que Marc Vilajosana le practica a José Mansilla, del que se informa que es sevillano de 1974 más "antropólogo urbano y miembro del Observatori d'Antropologia del Conflicte Urbà (OACU)". Al hilo de la insguridad se le formula la siguiente pregunta: 

"¿Hay alguna razón, más allá de la escasez informativa, por la que este tipo de conflictos se avivan en verano?"

La respuesta confirma que la culpa es de la escasez informativa y un poco también de las aglomeraciones:
"No. La sensación de seguridad está relacionada con la realidad, pero también con el mensaje que se está sembrando desde hace meses en la opinión pública. En verano somos una ciudad que recibe millones de visitantes y que vive en gran parte de ello, es lógico que si tienen que ocurrir incidencias ocurran ahora. La respuesta policial es parte de la solución, pero su efectividad es la que es. El país que tiene las leyes más duras del mundo en temas de seguridad es Estados Unidos, que tiene la mayor población carcelaria del mundo y no por ello se ve libre de los problemas".
En la entrevista también se habla de la relación de los indígenas con los visitantes:
"¿Existe una turismofobia por parte de la población local?
La turismofobia es una estrategia de criminalización de movimientos sociales que actúan ante esta pérdida de redes sociales y de vida urbana que conlleva el exceso de turismo en la ciudad. No creo que la turismofobia sea otra cosa más allá de una etiqueta que se coloca sobre movimientos sociales que responden a la transformación de su vida cotidiana".

En El País, en cambio, contradicen esta versión. Se trata de una nota que lleva la firma de Rebeca Carranco: "“Barcelona tiene un problema y no se puede ocultar”, explica Josep Cid, coordinador de estudios de Criminología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Pero considera que en el resto de España también hay una ligera tendencia de aumento de delincuencia, con un 8,5% más de robos con violencia hasta marzo, según los datos del último balance de criminalidad disponible del Ministerio del Interior. También crece la violencia sexual, pero los expertos lo atribuyen a un incremento de las denuncias por una mayor sensibilización".

Portada de 'El País' del lunes 26 de agosto
Portada de 'El País' del lunes 26 de agosto

Sigue el texto: "Pero Barcelona lidera, con diferencia, los malos datos delincuenciales (2018 cerró con un 17% más de delitos). Cid no duda de que parte se debe a la “degradación de las condiciones de vida” en el barrio del Raval, en el centro de la ciudad (en Ciutat Vella se cometen la mitad de todos los hurtos y los robos violentos). “Hay que hacer política para evitarlo, luchar para que no se siga degradando y que los vecinos se impliquen”, insiste el coordinador de estudios de Criminología. Y subraya lo delicado de que “delinquir se vea como una oportunidad en el barrio”".

Internacional. La cumbre del G-7 abre la mayoría de las portadas. En concreto por la invitación de Macron al ministro de Exteriores de Irán, sucedido diplomático que ha dejado a Trump con un palmo de narices, según la crónica de Mario Díaz en El Español: "La sensación de que todo era una maniobra orquestada por el presidente de la República Francesa quedó en el ambiente, aunque Mohammad Javad Zarif, en la lista negra estadounidense y con todos sus bienes allí embargados por la Administración Trump, se reunió con su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian. Pese a que el gobierno francés anunció que tanto Reino Unido como Alemania era conocedores de la reunión y de que la delegación de Estados Unidos había sido informada, fue Macron el único mandatario que se reunió con el enviado iraní".

Continúa el texto: ""La razón por la que [Zarif] ha venido es que anoche hubo una conversación muy sustancial entre los líderes del G7 y nos pareció importante hacer balance con él para sentar las bases de una desescalada y una pausa que permita negociar", señalaron fuentes diplomáticas francesas sin negar las sospechas que flotaban en el ambiente".

Luego estuvo lo de Trump con Johnson, que se dejaron retratar juntos en magnífica sintonía y las señoras de los mandatarios comprando pimientos de Ezpeleta y tomando txakolí mientras sus señores se encallaban en los incendios de la Amazonia, el Brexit duro, la situación en Hong Kong y la recesión que se avecina.

Nacional. Ha reaparecido Mariano Rajoy en un acto con Núñez Feijóo para gritar de nuevo y con orgullo que "¡Viva el vino!". Qué grande don Mariano en su homenaje a los caldos de O Ribeiro. De política no quiso hablar, igual que un famoso paisano suyo, aunque deslizó que como en el arte de elaborar vino siempre son aconsejables la "prudencia" y la "paciencia". Sí, claro, los tres pes. Se le olvidó la presencia, lo de no irse al bar en plena moción. También estuvo sembrado el presidente de la Xunta, que le envió el mensaje a Casado de que con Galicia no cuente para el invento de "España Suma".

Más nacional. Guerra independentista. A Sergi Sol, el portavoz de Oriol Junqueras, todavía le escuece el pacto de la Diputación. De su colaboración en el diario El Nacional: "La remor de confrontació que arriba des de l’altra riba del riu, lluny de les urpes de l’enemic, només té una traducció caïnita en aquests moments. Tots els dards, totes les pulles, tota l’energia s’esmerça portes endins, amb la crida a la unitat com a crit de guerra, de confrontació, la unitat buida que no uneix sinó que confronta i que pren volada i s’accentua davant cada convocatòria electoral. Perquè ha estat i és la principal eina electoralista dins el món sobiranista, amb una creixent agressivitat. L'apel·lació a la unitat (electoral) és un comodí arbitrari que permet a un determinat espai cohesionar el fràgil equilibri intern precisament perquè assenyala un adversari a batre. I, alhora, permet cínicament justificar regalar la tercera institució del país al ‘155’ i que aquests l’acceptin malgrat arribar de les files del ‘3 per cent’, segons terminologia recíproca. A nadie le amarga un dulce deu dir-se la Núria Marín. L’ens provincial, el més important de tot l’Estat, ha passat d’estar presidit per un convergent amb el suport d’ERC a estar presidit pel PSC amb el suport juntaire".

Don Juan Carlos se recupera de la operación a corazón abierto. En El Mundo, Berta González de Vega homenajea al inventor del procedimiento quirúrgico y explica su triste sino: "Hay cosas que parecen obvias pero se le han tenido que ocurrir antes a alguien. Los bypasses coronarios como los practicados por el cirujano cardiaco Alberto Forteza a Juan Carlos I son una de ellas. Es lógico pensar que si las arterias coronarias están obstruidas por unas placas -sobre las que no hay "ciencia cierta" al 100% de su origen- lo suyo es circunvalar el atasco. Esa operación, practicada miles de veces al día en el mundo, tiene un padre de vida fascinante y muerte trágica: el argentino René Favaloro. Su contribución a la vida, al evitar muertes de infarto, es una de las más notables del siglo XX pero, como somos así los hispanos, apenas los que tenemos suerte de haber conocido en casa a los pioneros de la cirugía cardiaca sabemos de él. En los países anglosajones, personajes así tendrían distintivos, calles y serían invitados de honor en recepciones oficiales, pero a los hispanos de los dos últimos siglos no nos ha dado por poner de ejemplo personas que prefieren hacer gimnasia intensa con sus neuronas para mejorar los cuerpos, en este caso el corazón-motor, de los demás".

Sigue tras un párrafo: "Marchó a EEUU una década pero en 1975 volvió a Argentina a levantar la Fundación Favaloro, en la que se formaron más de 400 cirujanos cardiacos de todo Hispanoamérica. A finales de los 90, en la enésima crisis económica de su país, el Gobierno le debía mucho dinero a la fundación. Al empezar el siglo XXI, se pegó un tiro en el corazón. El hombre que evitó tantos infartos".

En materia de usos sociales, el ABC informa de que quien usa emoticonos tiene más relaciones íntimas, según la Universidad de Indiana: "Ahora hemos sabido, gracias a un estudio publicado por el Instituto Kinsey, perteneciente a la Universidad de Indiana (Estados Unidos), que su uso puede aumentar las posibilidades de que el usuario mantenga relaciones sexuales. Para llevarlo a cabo, los investigadores han realizado entrevistas a más de 5.000 personas. Según pudieron observar, aquellas que utilizan emojis con asiduidad tienen un mayor número de citas, se besan más y son más activas sexualmente".

26 de agosto, santoral: Teresa de Jesús Jornet Ibars, fundadora del Instituto de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, patrona de la ancianidad.