Menú Buscar
Productos saludables fundamentales en dietas preparadas por nutricionistas / PIXABAY

Los peligros de la dieta paleo, el régimen alimenticio de nuestros antepasados

Los expertos indican que erradicar los carbohidratos y las grasas del menú no es saludable y puede tener efectos adversos

03.05.2019 18:52 h.
2 min

Antes de la revolución neolítica, cuando nuestros antepasados no habían descubierto la agricultura ni la doma de animales para su explotación, la esperanza de vida era de 30 años.

En aquella época el día a día consistía en pescar, cazar y recolectar plantas, por lo que las comidas, aunque ricas en proteínas, no eran muy variadas. La carne magra era la ingesta principal, aunque algunos estudios sugieren que también incluían legumbres y otros productos que están proscritos en la versión moderna de la dieta paleo.

Los efectos adversos

Muchas personas, atraídas por la promesa de perder peso, se han pasado a este régimen alimenticio. Sin embargo, un estudio en la revista The American Journal of clinical nutrition ha mostrado que, a medio y largo plazo, los efectos de adelgazamiento son nulos. Si bien al principio la baja aportación calórica conlleva una pérdida de grasa, a partir de los seis meses no se mantiene esta tendencia.

Por otra parte, los expertos advierten de que este tipo de comidas son pobres en aportación de calcio, vitamina B y vitamina D. La Universidad de Harvard, por su parte, ha indicado que una cesta de la compra basada solo en alimentos frescos dificulta una planificación adecuada de los menús. Esto, junto a los altos precios asociados a estos productos, hacen inviable mantener esta dieta.

No todas las grasas son el demonio

La ingesta de carbohidratos y grasas tiene un papel muy importante como principal aportación de fuente de energía, vitaminas y antioxidantes. Además, las grasas insaturadas tienen un efecto beneficioso ante enfermedades cardiovasculares y coronarias.

Algunos de los alimentos de este tipo que recomiendan los dietistas son las aceitunas, el aceite de oliva, las nueces, las pipas y cacahuetes, los huevos… Las grasas no saturadas también ayudan a mantener la línea, ya que aumentan la masa magra y reduce la grasa corporal.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información