Menú Buscar
Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de CEOE, en una imagen de archivo en el banquillo de los acusados / EFE

Díaz Ferrán quedará en libertad por buen comportamiento

La Audiencia Nacional autoriza la excarceración del expresidents de CEOE, aunque llevará una pulsera telemática

27.01.2018 17:38 h.
3 min

Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de CEOE, saldrá de la prisión de Soto del Real por su buen comportamiento. Así lo ha autorizado la Audiencia Nacional tras la petición del titular del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria, encabezada por José Luis Castro.

El empresario entró en prisión en diciembre de 2012 en el marco de la operación Crucero. Ha cumplido una tercera parte de la condena de más de ocho años por la multitud de causas que tiene abiertas relacionadas con el intento de vaciar los activos del grupo turístico Marsans antes de reconocer que estaba quebrado.

Una operación que intentó vehicular mediante testaferros con el objetivo de pagar lo que correspondía a acreedores de todo tipo, desde entidades financieras a proveedores o clientes de la agencia de viajes.

Colaboración con una ONG

Según el magistrado que ha analizado el caso, Díaz Ferrán cuenta con 17 hojas meritorias sobre su buen comportamiento en prisión a lo largo de los cinco años que ha estado privado de libertad. Además de valorar su disposición de colaborar con una ONG cuando salga de prisión, hechos que favorecerían la teoría que se ha rehabilitado, el gran objetivo de las penas penitenciarias en España.

En febrero de 2016 mandó una carta a la Audiencia Nacional en la que mostró su arrepentimiento por el daño causado por su actuación.

Pulsera telemática

El empresario continuará bajo vigilancia mediante una pulsera telemática, pero no deberá regresar a Soto del Real cada día. A sus 75 años, el que llegó a ser patrón de patrones en España está aquejado de varias enfermedades, ha disfrutado de varios permisos y ha estudiado Económicas en la UNED para llenar su tiempo en la cárcel.

Díaz Ferrán fue condenado en julio de 2015 a cinco años y medio de cárcel por el vaciamiento de Marsans. Además de imponerle una multa de 1,2 millones y una indemnización solidaria de 450.000 euros a Meliá Hotels, Viajes Iberojet, AC Hoteles y Pullmantur por perjuicios. Al no poder pagar la sanción, se le impuso otro año y 10 meses de prisión.

En diciembre de 2013 fue condenado a una pena de otros dos años y dos meses por defraudar 99,04 millones del Impuesto de Sociedades en 2001 a raíz de la compra de la aerolínea argentina Air Comet; y se le sumaron otros dos años por haber gastado 93.984 euros con la tarjeta black de Caja Madrid y Bankia. Esta condena aún no computa porqué no es una sentencia firme. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información