Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Algunos de los 18 perros que han rescatado los agentes de la Guardia Civil en la finca de Lloret donde han muerto otros 12 / GUARDIA CIVIL

Detienen a una mujer por dejar morir a 12 perros y desatender a otros 18

Los animales estaban encerrados en diversas estancias de la casa sin acceso a agua ni comida

2 min

Agentes del Seprona de la Guardia Civil han detenido a una mujer por un presunto delito de maltrato animal por la muerte de 12 perros y el abandono de otros 18 en una finca de Lloret de Mar (Selva) en Girona.

La investigación comenzó el pasado 2 de febrero, cuando los agentes del instituto armado recibieron la denuncia de un ciudadano que alertaba sobre el abandono de un gran número de perros en un inmueble de la urbanización Les Masies de Lloret. Además, el denunciante aseguraba que había varios animales muertos.

En pésimas condiciones

Cuando llegaron al lugar, los agentes descubrieron que los perros que todavía estaban vivos se encontraban en pésimas condiciones, sin acceso a agua ni comida y rodeados de excrementos. Además, los animales estaban extremadamente delgados y muchos de ellos presentaban heridas.

La Guardia Civil pudo constatar, después de investigar el caso en colaboración con la Policía Local de la localidad y el Ayuntamiento de Lloret, que desde 2019 había un expediente abierto por maltrato animal contra la propietaria, que acumulaba varias denuncias. Además, en el documento se hacía constar que la mujer había dificultado su localización en numerosas ocasiones.

Encerrados sin comida ni agua

Ante la gravedad de los hechos, la Guardia Civil solicitó al juzgado una entrada y registro en la finca. Una vez obtenida la autorización judicial, los agentes accedieron el 9 de febrero al inmueble. Allí constataron la situación de abandono de 18 perros y la muerte de otros 12, la mayoría encerrados en dependencias de la casa sin acceso a comida o agua.

Los que lograron sobrevivir se encontraban en el exterior, donde se reproducían sin ningún tipo de control desde 2019, y que eran alimentados únicamente por los vecinos desde la vía pública. Los 18 perros han sido trasladados a la Protectora de Tossa de Mar mientras que la propietaria fue detenida el 23 de febrero.