Menú Buscar
Un agente de la unidad de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional / EFE

Cae una red de pornografía infantil con sede en Cataluña

La Policía Nacional ha detenido a 17 personas en toda España e investiga a siete más por compartir imágenes en salas de chat encriptadas

3 min

La Policía Nacional ha desarticulado una red de pornografía infantil con varias sedes, una de ellas en Cataluña. Los agentes han detenido a 17 personas en toda España e investigan a siete más por compartir imágenes prohibidas en salas de chat encriptadas.

En un comunicado público, el cuerpo ha informado de que los arrestados utilizaban salas de conversaciones en internet anónimas, cifradas y desechables en las que intercambiaban el material ilícito. Pese a ello, los efectivos de la unidad de Delitos Tecnológicos han podido identificar y poner bajo custodia policial a tres personas en Barcelona, una en Madrid y otras trece en otras comunidades autónomas.

Sede en Cataluña

El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) ha precisado que los autores de la trama actuaban desde Cataluña, además de otras regiones de España. Utilizaban servicios de chat anónimos, cifrados y que se autodestruían cuando terminaba el intercambio de información. Esta añagaza, basada en el uso de salas de conversación a las que se accedía sólo por invitación, dejaba información fraccionaria que los efectivos han tenido que verificar y cruzar con otros datos para dar con pistas relevantes.

Por este motivo, la investigación ha durado casi dos años --arrancó en septiembre de 2016-- y ha contado con la colaboración de proveedores de internet de terceros países y policías internacionales.

24 investigados

El trabajo de los agentes ha dado frutos. Agruparon información relativa a 24 personas residentes en España que habrían compartido pornografía infantil mediante esta red. Diecisiete de ellos han sido detenidos. El arrestado con el mayor volumen de material almacenado es de Sevilla, pero la mayoría de los identificados son catalanes (5). Tres de ellos ya se encuentran a disposición judicial. 

Además de los arrestos, el Cuerpo Nacional de Policia (CNP) ha practicado un número indeterminado de entradas y registros en los domicilios de los presuntos criminales informáticos. Además, se ha aprehendido de lápices de memoria USB y otro material. La policía ha tenido que peinar minuciosamente el registro de navegación de los usuarios, pues algunos de ellos utilizaban el deep web o internet profunda.