Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen aérea del desguace ilegal desmantelado / MOSSOS

Dos detenidos tras el desmantelamiento de un desguace ilegal de vehículos en Vilanova del Vallès

A los responsables también se les acusa de un delito contra el bienestar animal por criar perros de forma prohibida

3 min

Una actuación conjunta de los Mossos, la Policía Nacional, la Policía Local de Vilanova del Vallès e Inspección de Trabajo ha concluido con la detención de dos personas y el desmantelamiento de un almacén ilegal de residuos y desaguace de vehículos viejos ubicado en esta localidad.

Los Mossos han informado este sábado en un comunicado de que el responsable de este almacén de residuos ilegal está acusado de infracciones contra el bienestar animal, ya que también criaba perros ilegalmente. También se le imputa un delito contra el medio ambiente por el desguace ilegal de vehículos y por la contaminación del suelo por el vertido de aceites.

Inseguridad y contaminación

La actuación policial se desarrolló el pasado día 29 en una nave y un solar situados cerca de la carretera BP 5002, en Vilanova, donde se ejecutaba de forma ilícita la actividad de gestión de residuos. La intervención se decidió después de que, en una reunión entre el Ayuntamiento de Vilanova, la Agencia Catalana de Residuos, y la Policía Local, se expusieran los problemas que ocasionaba este almacén ilegal de desguace.

En el solar se almacenaba una gran cantidad de vehículos en desuso, 25 de ellos dados de baja, desde camiones, semiremolques y remolques a furgonetas y turismos, así como residuos peligrosos sin tratar. Los Mossos inciden en que en las instalaciones se creaban también problemas de inseguridad, ya que en el desguace se alquilaban semiremolques y vehículos para almacenar objetos, parte de los cuales se sospecha que tienen una procedencia delictiva. Las dos detenciones se produjeron por asuntos relacionados con los trámites de extranjería.

Maltrato animal

Durante la actuación, los agentes oyeron ladridos de perros y encontraron dentro de un contenedor cerrado cuatro perros adultos que estaban atados con cadenas, lo que les impedía llegar hasta el agua y la comida, así como seis cachorros.

La Inspección de Trabajo comprobó que cuatro trabajadores no tenían permiso de trabajo y otro lo hacía sin estar dado de alta en la Seguridad Social.