Menú Buscar
Arma encontrada en el domicilio de los ancianos detenidos por cometer atracos en bancos de Barcelona / MOSSOS

Detenidos dos ancianos por cometer atracos armados en bancos de Barcelona

Los hombres, de 73 y 80 años, utilizaban el transporte público para huir del lugar con el botín tras atar a los empleados de las sucursales

3 min

Los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional han detenido a dos hombres de 73 y 80 años acusados de cometer dos atracos en bancos de Barcelona.

Los detenidos irrumpieron en las sucursales disfrazados y con armas de fuego, para huir después del lugar con el botín utilizando el transporte público. En total, los atracadores se llevaron de los dos bancos 32.000 y 45.000 euros en metálico, que consiguieron sustraer tras obligar a los empleados a entregarles el dinero y atarles luego las manos antes de emprender la huida.

Preparaban más atracos en Madrid

Los delincuentes fueron arrestados en Madrid cuando presuntamente planeaban otro asalto en Madrid junto a un tercer hombre, también detenido, y en el momento del arresto llevaban consigo dos revólveres, bridas, grilletes y una placa falsa con el lema "Special Police". En la misma operación ha sido detenido un cuarto hombre por un presunto delito contra la salud pública, ya que los agentes consideran que se encargaba de custodiar el domicilio de uno de los arrestados, en El Vendrell (Tarragona), acondicionado para el cultivo de marihuana.

Los dos primeros asaltos pusieron en alerta a la policía y, tras la investigación, su detención ha sido posible gracias a la coordinación con los Carabinieri Milano de Italia, país donde los presuntos atracadores también habían cometido varios delitos.

Impactante 'modus operandi'

Además de la edad elevada de los atracadores, destaca el modus operandi que utilizaban para llevar a cabo los atracos, que tuvieron lugar con dos meses de diferencia, ya que entraban en las sucursales bancarias vestidos con ropa reflectante y usando elementos de disfraces, además de empuñar armas de fuego.

Según los testigos de uno de los robos, los dos ladrones hablaban español con acento sudamericano y uno de ellos podía ser italiano.