Menú Buscar
Un coche de los Mossos d'Esquadra, como el que trasladó al detenido / MOSSOS D'ESQUADRA

Detenido por cometer 40 robos tras escalar por las fachadas de los edificios

El hombre, de 43 años, usaba los apartamentos de los que consiguió la llave como almacén para depositar los objetos sustraídos

3 min

Los Mossos d’Esquadra han detenido a un hombre de 43 acusado de unos cuarenta robos con fuerza en viviendas de Salou (Tarragona). El individuo escalaba la fachada de los edificios en los que cometía los delitos.

El cuerpo policial ha detallado que la detención se produjo el miércoles por parte de agentes de la comisaría de Tarragona. La investigación del caso se inició a finales del pasado año tras las denuncias de diversos robos con fuerza en pisos de varias zonas de Salou, entre ellas en las calles Jaume I, Basbastre y Priorat.

Robos en segundas residencias

La mayoría de los robos se perpetraron en apartamentos de segunda residencia, que en invierno suelen tener menos ocupación. En uno de esos edificios, de 14 plantas, robó en todos los domicilios del primero al sexto piso, lo que sumó 35 viviendas. El detenido forzaba las ventanas y puertas correderas de vidrio. Una vez entro se llevaba televisores, pequeños electrodomésticos, aparatos electrónicos, joyas y otros objetos de valor.

Según los Mossos, en algunas ocasiones este llegaba a dormir en el interior de las casas, en las que aparecieron restos de alimentos y estupefacientes. Una vez en el apartamento, el hombre saltaba de balcón en balcón o a la terraza contigua.

Usaba los apartamentos como almacén

La policía explica que, en una ocasión, el ladrón tuvo que huir al ser sorprendido por un vecino, que fue el que alertó de que un hombre que había escalado la fachada estaba intentando forzar la puerta corredera de un piso de su edificio. El detenido estudiaba previamente los edificios y vigilaba las viviendas, para comprobar que no estaban habitadas.

Para guardar el material robado, usaba como almacén los apartamentos de los que había conseguido la llave al encontrar una copia cuando accedió a los mismos, lo que le permitía retirar el material poco a poco y sin levantar sospechas.

Se da la circunstancia de que el hombre había sido detenido cuatro veces en febrero y acumula una quincena de antecedentes penales, la mayoría por delitos similares. Tras pasar a disposición del juzgado de guardia de Tarragona, quedó en libertad el mismo miércoles.