Menú Buscar
Una de las imagenes de Jos Brech, el presunto pederasta que mató al pequeño Nicky Verstappen en 1998 / INTERPOL

Detenido en Barcelona un pederasta holandés buscado por Interpol

Un turista de la misma nacionalidad reconoce al individuo que presuntamente es Jos Brech, acusado de violar y matar a un niño de 11 años en 1998

3 min

La policía holandesa ha anunciado la detención en Barcelona de una persona que ha sido identificada como Jos Brech. Un nombre que pasa desapercibido en España pero que en los Países Bajos es conocido como el principal sospechoso de violar y asesinar a un niño de 11 años durante unas colonias escolares. El acusado, de 55 años de edad, estaba buscado por Interpol.

De hecho, el cuerpo emitió la semana pasada una orden de captura internacional esta misma semana con imágenes de Brech. Gracias a esta divulgación, un compatriota que pasaba sus vacaciones en la capital catalana lo reconoció y dio la voz de alarma. La persona que ha sido identificada como Brech fue detenido esta domingo por la noche a 50 kilómetros de la ciudad. Intentaba pasar desapercibido la pequeña localidad de Castellterçol.

Extradición a Holanda

La última vez que se le había visto fue en la ciudad francesa de Vosgos. Era monitor en tours de supervivencia. El denunciante, según la prensa holandesa, explicó que vivía en una “especie de comuna” en el municipio, situado cerca del parque de Sant Llorenç del Munt.

Se espera que pase a disposición judicial este lunes. El paso previo a su extradición a Holanda, donde será finalmente juzgado por la muerte del pequeño Nicky Verstappen. La noticia ha sido recibida con gran alegría en su país de origen. 

Asesinato de Verstappen

La noticia del asesinato del niño conmocionó en el verano de 1998 a la sociedad holandesa. La autoría de los hechos nunca pudo ser esclarecida, aunque propició una investigación que llevó a que se sometieran a pruebas de ADN a 15.000 hombres de entre 40 y 65 años de la zona de  Limburg, donde tuvieron lugar los hechos.

Todos ellos se sometieron de forma voluntaria a esta prueba. La investigación se centró en los 2.000 varones que cumplían el perfil del pederasta y se habían resistido al control de ADN. Brech centró las sospechas de la policía. Cuando las pesquisas se centraron sobre él, desapareció. Había sido interrogado en varias ocasiones, pero nunca se llegó a su arresto. Es más, continuó con su trabajo en campamentos de niños de verano.

Ahora, 20 años después, se espera resolver el caso.