Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Detenido en Barcelona un fugitivo buscado por asesinato en Pakistán

La Policía Nacional arresta a otros cuatro prófugos por tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas

3 min

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Barcelona a cinco fugitivos que tenían en vigor órdenes de detención. Entre ellos, a un hombre buscado por cometer un asesinato en Pakistán en 1997 y que se escondía en L'Hospitalet. Fue en el trancurso de una pelea en la aldea de Dewna Mendi, cuando disparó contra otro individuo, al que mató y por ello se enfrenta a una pena de cadena perpetua.

También este julio, los investigadores han localizado en Santa Susana a un prófugo de origen moldabo al que las autoridades francesas reclaman por tráfico de drogas. Fue en 2015, durante un control policial en Perpiñan, cuando el hombre abandonó su vehículo y huyó a pie. Al registrar el coche, los agentes localizaron 132 kilos de hachís. Por este delito contra la salud pública deberá cumplir hasta 10 años de cárcel.

Detenciones en Sants y El Prat

En otro operativo, la policía ha arrestado a un prófugo de origen albanés por un delito de amenazas y tenencia ilícita de armas. Fue en 2014 en Tirana, cuando el hombre mantuvo una pelea con el hermano de su novia. Una hora después, se desplazó a su domicilio, donde lo amenazó con una pistola, con la que efectuó un tiro al aire. Los agentes lo han detenido en la estación de Sants.

Otro de los fugitivos ha sido arrestado en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, donde los agentes localizaron a un hombre de Georgia sobre el que pesaba una orden de detención por tráfico de drogas en Francia. En una operación en enero de este año, las autoridades galas se incautaron de 320 kilos de cocaína. La venta de la droga la había organizado el ahora detenido, cuando acudía a recoger a un familiar a la terminal 1.

Cultivo de marihuana

El quinto de los arrestados este julio por la policía es un hombre de Albania, a quien localizaron en Sant Pere de Ribes, también acusado de traficar con drogas. Fue en 2015 en la localidad de Nis, cuando este, junto a un tercero, alquiló un loca para cultivar marihuana que luego vendían. En 2016 fue condenado a tres años de prisión, aunque antes de ingresar en la cárcel, consiguió huír del país.