Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vehículo de los Mossos d'Esquadra / MOSSOS

Detenido tras apuñalar a un hombre antes del estado de alarma y ocultarse 42 días

Los Mossos d'Esquadra localizan al autor de los hechos, que se encontraba recluido en una vivienda de Tarragona

3 min

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un hombre acusado de apuñalar a otro en un local de ocio nocturno en Tarragona la víspera de que se decretara el Estado de Alarma por el coronavirus y esconderse 42 días, durante el confinamiento, en casa de un amigo.

Según ha comunicado este sábado la policía autonómica, la investigación comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento de que la noche del pasado 13 de marzo un hombre resultó herido por arma blanca durante una pelea en un local del barrio de Bonavista de Tarragona.

Pelea con arma blanca

Según ha informado hoy la policía catalana, la investigación se inició cuando los Mossos tuvieron conocimiento de que la noche del pasado 13 de marzo, la víspera de que se decretara el Estado de Alarma, un hombre había resultado herido por arma blanca durante una pelea en un local de ocio nocturno en el barrio de Bonavista de Tarragona.

Los Mossos descubrieron que el autor de la agresión huyó del establecimiento con un turismo, gracias a la ayuda de otra persona. Horas después de la agresión, los agentes localizaron el vehículo en un descampado de La Canonja (Tarragona).

Antecedentes en varios países

Con los datos recabados en el marco de su investigación, los Mossos lograron identificar al supuesto autor de la agresión, un hombre de 35 años, al que constaban varias identidades y antecedentes en varios países de Europa y dos requerimientos judiciales de detención por otros hechos criminales ocurridos en Cataluña.

Según los Mossos, el hombre ha permanecido escondido 42 días en el apartamento en el barrio de La Pineda de Vila-seca del hombre que le ayudó a huir del lugar de la agresión, y que también ha sido detenido. El supuesto autor de la agresión no salió en ningún momento del apartamento, por lo que requirió la ayuda de su amigo para subsistir durante las seis semanas de confinamiento del coronavirus en que estuvo escondido en el edificio, hasta que fue detenido.

Finalmente, una vez los Mossos descubrieron dónde se escondía, irrumpieron en el apartamento el pasado 25 de abril, con orden judicial, y detuvieron al sospechoso. En el domicilio, los agentes intervinieron munición de arma de fuego, dinero en efectivo de distintas divisas y varios indicios que relacionaban a ambos detenidos con la agresión.