Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dinero incautado durante el registro en Madrid de la organización criminal que ha estafado más de 240.000 euros a un operador de telefonía con tarjetas de crédito o débito falsas / POLICÍA NACIONAL

Detenidas 40 personas acusadas de estafar a un operador telefónico con tarjetas de crédito falsas

La Policía Nacional ha desarticulado en Barcelona, Madrid, Sevilla y Cádiz una red criminal que obtuvo de forma ilícita más de 240.000 euros

3 min

La Policía Nacional ha desarticula una red criminal que habría estafado más de 242.000 euros a un operador de telefonía mediante el uso de tarjetas de crédito falsas. Los agentes han detenido a un total de 40 personas, miembros de la organización, en las provincias de Barcelona, Madrid, Sevilla y Cádiz.

Los arrestados han pasado a disposición de la autoridad judicial como presuntos responsables de los delitos de estafa y pertenencia a organización criminal. Muchos de ellos, además, se les acusa de usurpación del estado civil --por suplantar identidades de terceras personas para adquirir los dispositivos móviles-- y de fraude fiscal --por revender los terminales a través de las plataformas de compraventa entre particulares--.

El operativo policial, con un total de 40 detenidos en cuatro provincias de España, culminó con la entrada y registro en una vivienda del distrito de Villa de Vallecas, en Madrid. La policía intervino 55 teléfonos móviles, tabletas, varios ordenadores portátiles, videoconsolas y otros dispositivos electrónicos. Halló, también, 55.000 euros en efectivos que estaban ocultos entre el mobiliario de la vivienda.

Tarjetas bancarias fraudulentas

La investigación llevada a cabo por la Policía Nacional desde hace un año, aproximadamente, ha desvelado que el clan adquiría tarjetas bancarias fraudulentas en la deep web para realizar compras online de dispositivos móviles. Después los recogían físicamente a través de personas de su entorno más próximo, que utilizaban como mulas.

Una vez tenían los terminales en su poder, los facilitaban a los máximos responsables de la organización que los revendían en plataformas de compraventa entre particulares. Esto les repercutió un beneficio económico superior a los dos millones de euros, según ha informado la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en un comunicado.

Empresa ficticia

El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) logró comprobar la existencia de una organización criminal jerarquizada y con un claro reparto de tareas, como la compra de terminales a terceros y su entrega a los altos cargos del clan para su posterior comercialización. Pero esto no acabó ahí, sino que crearon una empresa ficticia con cuentas vinculadas en diferentes plataformas de compraventa. Para ello, según ha desvelado las indagaciones policiales, se utilizaron 1.265 tarjetas de crédito o débito diferentes, con las que realizaron 200 compras fraudulentas a una misma compañía de telefonía. También se registraron alrededor de 1.800 operaciones frustradas.

En total, esta red criminal, entregó 109 terminales de alta gama, con un valor de más de 108.000 euros. Aunque el perjuicio económico para la operadora ascendió a más de 242.000 euros.