Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un agente del CNP analiza el ordenador de un presunto estafador por el método phishing, en una imagen de archivo  / EUROPA PRESS

Detenida una pareja por estafar 150.000 euros mediante el método SIM ‘swapping’

Los presuntos autores usurparon la identidad de, al menos, cuatro personas para realizar transferencias bancarias fraudulentas

3 min

La Policía Nacional ha detenido en Barcelona a un hombre y una mujer, de 26 y 23 años respectivamente, por su presunta relación con una modalidad de estafa conocida como SIM swapping.

La investigación se inició a principios de 2021 después de que se presentaran una multitud de denuncias por una estafa consistente en la realización de transferencias bancarias fraudulentas. En concreto, los perjudicados alegaban que una tercera persona había accedido a su banca online sin su consentimiento para realizar movimientos bancarios y cargos que ellos no habían autorizado. Las cuentas beneficiarias eran siempre las mismas, lo que llevó a los investigadores hasta la pareja detenida.

Duplicaban las SIM

El modus operandi consistía en obtener datos mediante la técnica phishing. Una vez habían accedido a la información personal de las víctimas, los presuntos autores solicitaban un duplicado de sus tarjetas SIM usurpando su identidad para engañar a los operadores de las compañías de telefonía móvil. Pocos días después, la empresa les enviaba una copia de la tarjeta SIM de las víctimas creyendo que ellos eran los verdaderos titulares.

De esta manera, los presuntos estafadores recibían los mensajes del banco de los afectados con las claves necesarias para autorizar transacciones monetarias de las que ellos mismos eran los beneficiarios.

Al menos cuatro víctimas

Aunque normalmente realizaban este procedimiento mediante la app o web del banco, la Policía Nacional ha podido acreditar que la ahora detenida se caracterizaba con pelucas y otros elementos para hacerse pasar por las personas a las que usurpaban la identidad y lograr eludir así las medidas de seguridad de las entidades bancarias.

Los detenidos están acusados de un delito de estafa continuada por haberse hecho con más de 150.000 euros de forma ilícita. Durante los registros en sus domicilios, los agentes pudieron recuperar tres teléfonos móviles y dos ordenadores que serán analizados para esclarecer si podría haber más víctimas, además de las cuatro localizadas por los investigadores.