Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los Mossos efectúan una detención, como la de la joven que circulaba ebria, con una rueda pinchada y realizando una videollamada / MOSSOS

Detenida una conductora que circulaba ebria, con una rueda pinchada y haciendo una videollamada

La joven se dio a la fuga durante 13 kilómetros en los que realizó maniobras bruscas y colisionó levemente con los vehículos policiales que intentaban detenerla

3 min

Los Mossos d’Esquadra han detenido a una joven de 22 años que circulaba por la A-2, en dirección Barcelona, y que triplicaba la tasa de alcoholemia permitida. Además, la mujer circulaba con una rueda pinchada y, cuando le dieron el alto, huyó de los agentes durante 13 kilómetros mientras realizaba una videollamada.

Los hechos sucedieron durante la madrugada del sábado. Sobre las 4.20 una dotación de tráfico de los Mossos d’Esquadra que estaba realizando un patrullaje preventivo en la A-2 en dirección Barcelona detectó a un vehículo que circulaba a una velocidad anormalmente reducida y con una de las ruedas delanteras pinchada.

Realizaba una videollamada

Cuando los agentes le dieron el alto a la conductora, esta ignoró las señales luminosas y sonoras y continuó la marcha acelerando la velocidad. Durante la fuga, de 13 kilómetros, la rueda pinchada perdió la banda rodadora y quedó solo con la llanta.

A la persecución se añadieron otras dos patrullas que, nuevamente, ordenaron a la joven que detuviera el coche. A pesar de estas indicaciones, y lejos de detenerse, la mujer hizo maniobras para evitar a los vehículos policiales y consiguió huir realizando movimientos en zigzag. Durante esta fuga, los agentes pudieron constatar que la joven, además, estaba realizando una videollamada.

Triplicaba la tasa de alcoholemia

Tras 13 kilómetros de conducción temeraria, durante los que colisionó con dos de las dotaciones policiales, los agentes consiguieron detenerla en la B-23, en el término municipal de Sant Joan Despí, en Barcelona.

La conductora, que se hallaba bajo los efectos del alcohol dio en la prueba de alcoholemia un resultado de 0,76 mg/l de aire espirado, el triple de la tasa permitida. Los Mossos la detuvieron entonces como presunta autora de los delitos de conducción temeraria, conducción bajo los efectos del alcohol, resistencia y desobediencia a los agentes de la autoridad y daños a un vehículo policial. Tras pasar a disposición judicial, ha quedado en libertad con cargos.