Menú Buscar
Agentes de Mossos y Guardia Urbana en un operativo en el barrio de Ciutat Vella en Barcelona  / TWITTER MOSSOS

Desmantelan una red dedicada a robar casas y exportar el botín en Barcelona

A la banda criminal se le atribuyen 70 robos en Francia y otros 20 en varias regiones de Cataluña

3 min

Los Mossos d'Esquadra y la Gendarmería francesa han desarticulado un entramado internacional dedicado a robar domicilios y a revender el material sustraído. En algunos casos incluso lo exportaban a terceros países. En la operación han sido detenidas 24 personas.

Según ha informado la policía catalana, desde que se inició la investigación en 2016 se ha seguido el rastro de la banda de presuntos ladrones. Se les atribuyen 70 robos en Francia y otros 20 en Cataluña, la mayoría de ellos en domicilios de donde se llevaban joyas y relojes de alta gama.

Con el apoyo de la Europol

La operación conjunta, amparada por la Europol, ha permitido desmantelar una banda integrada por personas de origen chileno que se dedicaban presuntamente a perpetrar los robos. Por otro lado, una red de argelinos que se encargaba de comprarles el botín y exportarlo a terceros países, como Turquía.

La investigación se inició a raíz de varios golpes que la banda llevó a cabo en domicilios del barrio Sarrià de Barcelona y de las comarcas del Maresme, Vallès Oriental y Vallès Occidental.

Durante la investigación, la banda se dividió y parte de sus integrantes se desplazó a Estrasburgo, mientras que otros centraron sus actividades delictivas en Aragón.

A principios de 2017, la policía francesa detuvo a la mayoría de los integrantes de la banda que operaban en Francia, algunos de los cuales habían sido detenidos y encarcelados anteriormente en Luxemburgo. Por su parte, los Mossos d'Esquadra arrestaron a un presunto ladrón e investigaron a otro que había regresado a Cataluña.

Red de recaptadores

La trama colaboraba con una red de pequeños receptadores del distrito barcelonés de Ciutat Vella, que también han sido detenidos y que compraba sus botines a la banda o mediaba para que se los adquirieran pequeños delincuentes de su confianza.

En la operación se han practicado 11 entradas y registros en las que los agentes se han incautado de 200 joyas de oro, con un peso de 1,5 kilos, así como 55.000 euros en efectivo, 15 relojes de lujo, 120 teléfonos de alta gama, material electrónico y artilugios para la comprobación del oro.