Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un agente de la Guardia Civil inspecciona el cobre robado por un clan / EUROPA PRESS

Desmantelado en L’Hospitalet de Llobregat un clan dedicado al robo de cobre en plantas fotovoltaicas

La Guardia Civil los detuvo después de encontrar en el interior de su vehículo 1,5 toneladas del material robado en una central de Lleida

3 min

La Guardia Civil de Navarra ha detenido en L’Hospitalet de Llobregat a cinco personas pertenecientes a un grupo criminal dedicado a la sustración de cobre en varias comunidades autónomas.

Los detenidos, de entre 33 y 43 años y diversas nacionalidades, son los presuntos autores de varios robos con fuerza en plantas fotovoltaicas de Navarra, Lleida, Castellón y Zaragoza.

Operación “Neos Phos”

La Guardia Civil ha confirmado que, además de los detenidos, investigan a otras tres personas de 36, 43 y 50 años por un supuesto delito de receptación de material robado vinculados a la compra del cobre sustraído.

Los investigadores iniciaron las pesquisas después de tener conocimiento de varios robos con fuerza cometidos en la Comunidad Foral que, además, seguían el mismo patrón delincuencial. La operación fue bautizada como “Neos Phos”, al considerar que detrás se encontraba un grupo criminal que operaba de forma organizada en varias provincias españolas.

Robaban cobre en plantas fotovoltaicas

Las investigaciones llevaron a los agentes hasta L’Hospitalet de Llobregat, donde se había asentado este clan. La Guardia Civil determinó que se trataba de un clan familiar procedente de Europa del Este, perfectamente jerarquizado y coordinado en la ejecución de delitos de robos con fuerza.

Los agentes los detectaron en las inmediaciones de una central fotovoltaica, por lo que junto con agentes del servicio de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil de Barcelona, establecieron un dispositivo de control para identificar a los sospechosos e interceptar los vehículos en los que viajaban.

Lo vendían a una empresa de residuos

En uno de los vehículos los agentes recuperaron 1,5 toneladas de cableado de cobre que habían sido robadas horas antes en una planta fotovoltaica de Lleida. Posteriormente, realizaron una entrada y registro en un local de L’Hospitalet de Llobregat donde encontraron más pruebas de su implicación en estos hechos, así como del destino final que le daban al material sustraído.

En el registro se obtuvieron pruebas de que la organización vendía el cobre a una empresa de tratamiento de residuos próxima a L’Hospitalet, por lo que la Guardia Civil está investigando a tres personas más por un delito de receptación de material robado.