Menú Buscar
Una foto de archivo de los restos humanos y de niños hallados en Perú / GABRIEL PRIETO

Descubren los restos del mayor sacrificio de niños del mundo

Los restos de 140 niños han sido hallados en un yacimiento arqueológico de la ciudad de Chan Chan, en Perú

3 min

En la ciudad de Chan Chan, al norte de Perú y muy cerca del océano Pacífico, un grupo de investigadores ha descubierto el que ya se considera el mayor sacrificio humano no solo del continente americano, sino del mundo entero. Sin embargo, este hallazgo incluye un detalle que ha causado todavía más expectación entre la comunidad científica: todas las víctimas son menores de edad, de entre 5 y 14 años.

Niños y llamas

Según ha revelado el medio National Geographic, colaborador en la excavación arqueológica, este curioso ritual tuvo lugar hace 550 años, entre el 1.400 y el 1.450, durante la presencia de El Niño, un fenómeno climático que nace por el calentamiento de las aguas del océano y que provoca fuertes lluvias e inundaciones. Para el sacrificio, se utilizaron más de 140 niños y 200 llamas jóvenes, que fueron encontrados muy cerca del llamado Huanchaquito-Las Llamas, en un acantilado a 300 metros sobre el nivel del mar.

Yacimiento arqueológico en Perú / GABRIEL PRIETO

Yacimiento arqueológico en Perú / GABRIEL PRIETO

Un punto concreto del antiguo Imperio chimú donde ya fueron hallados en 2011 los restos de otros 42 niños y 76 camélidos, familia de especies como el camello o el dromedario. Un descubrimiento que motivó la excavación que ahora ha destapado este ritual a gran escala. Los restos óseos de los cuerpos presentan cortes en el esternón y dislocaciones de costillas, lo que señala que les cortaron el pecho para extraer su corazón. Junto a ellos, un hombre y dos mujeres adultas cuya función en la ceremonia todavía es un misterio.

Un ritual elaborado

Todas las víctimas del sacrificio fueron asesinadas y enterradas al mismo tiempo, ya que la capa de barro seco que cubre la fosa, de casi 700 metros cuadrados, permanece prácticamente inalterada. La mayoría de niños presentan una sustancia roja en el rostro, compuesta por azufre y mercurio, y están enterrados mirando al mar. “Posiblemente ofrendaron lo más importante que tenían como sociedad y lo más importante es el futuro, los niños", aseguró Gabriel Prieto, líder de la excavación.

Restos óseos de una de las víctimas / GABRIEL PRIETO

Restos óseos de una de las víctimas / GABRIEL PRIETO

Los expertos han quedado sorprendidos ante la naturaleza de este acto, hasta ahora inexistente en la civilización precolombina chimú. A lo largo de la historia, los sacrificios humanos han formado parte de otras culturas ancestrales como los aztecas, los mayas o los incas, pero jamás en esta zona de las Américas.