Menú Buscar
Cartel de la Fundación BarcelonActua anunciando los nuevos desayunos de los sábados / CG

Desayunos en el Raval, un nuevo plan solidario para los sábados

La Fundación BarcelonaActua promueve un nuevo encuentro para compartir la primera comida del día

20.10.2018 21:31 h.
10 min

BarcelonaActua suma un nuevo día a los desayunos solidarios de los domingos. Desde este sábado, 20 de octubre, la fundación fija que el sexto día de la semana también sea uno de los días marcados en el calendario para compartir la primera comida del día con algunas personas que se encuentran en situaciones de exclusión social.

El desayuno se convierte en el pretexto perfecto para hacer otra reunión y así reforzar que grupos en situación de especial vulnerabilidad económica disfruten de al menos una comida al día. Desde que comenzaran los Desayunos en el Raval de los domingos, en febrero de 2016, el grupo formado por los voluntarios de BarcelonActua ha servido casi 8.000 almuerzos. Bajo la gestión de cuatro coordinadores el voluntariado ha ofrecido almuerzos, bocadillos, fruta y otro tipo de alimentos a los invitados.

Invitados no usuarios

Desde la Fundación BarcelonaActua remarcan el carácter lúdico de estos encuentros que utilizan como excusa el hecho de compartir comida para confraternizar y establecer lazos afectivos con los invitados. Para el equipo de voluntarios, coordinadores y gestores de la entidad estas personas no son usuarios de ningún servicio. El equipo de BarcelonActua despoja este apelativo para designar a las personas que acuden al encuentro. Para ellos son invitados con los que compartir, entre otras cosas, un pastel, un café o una conversación.

La organización del desayuno cuenta con la colaboración de voluntarios e invitados / CG

La organización de los desayunos cuenta con la colaboración de los voluntarios e invitados / CG

La directora de la fundación, Laia Serrano, nos cuenta cómo este espacio no es un comedor social más sino una propuesta de ocio e inclusión que funciona de jueves a domingo. Serrano argumenta que se trata de “generar un vínculo social entre los colectivos de riesgo y exclusión y el resto de ciudadanos ya que el 50% de los invitados viven en la calle y no tienen interacción con el resto de sociedad”.

Generar acción social como objetivo

La fundación está conformada por cinco personas que coordinan y conforman el trabajo. Las tareas, según describe Serrano, consisten en el diseño de actividades y su coordinación, pero, sobre todo, acentúan la labor de los voluntarios. El equipo trata de “ayudar a movilizar a la ciudadanía para cubrir necesidades”.

Annie es una de las voluntarias que también participa en los desayunos del domingo /CG

Annie es una de las voluntarias que también participa en los desayunos del domingo /CG

A través de estas iniciativas, la fundación pretende conseguir que ante “la dificultad de involucración social por pautas, tiempo o proyectos personales, los voluntarios encuentren un espacio donde fomentar la implicación social desde un entorno más cercano”.

Compartir la misma sensibilidad

La fundación BarcelonActua establece lazos de cooperación y compromiso con empresas que comparten sensibilidad ante determinados problemas sociales. Desde el inicio de la fundación, en 2011, BarcelonActua tiene como objetivo, según palabras de su directora, “representar a la sociedad civil y movilizar el voluntariado y movimiento de las empresas privadas”.

Pared del local donde se celebran los desayunos de BarcelonActua / CG

Pared decorada por las manualidades que realizan invitados y voluntarios en BarcelonActua/ CG

Según ella, el “70% de la ayuda recibida es financiación económica pero el resto supone la promoción del voluntariado entre sus trabajadores”. La directora cuenta cómo las empresas participantes constituyen una labor de responsabilidad social a través de la ayuda material y humana a este tipo de iniciativas.

Más gente vive en la calle

También reflexiona sobre cómo en términos globales desde que comenzó la crisis han aumentado las desigualdades sociales. El perfil actual de persona más vulnerable lo dibuja la mujer de más de 45 años con hijos. Aunque la fundación ha diseñado más actividades enfocadas a la mujer, los desayunos están dirigidos sobre todo a las personas que viven en la calle

La fundación trabaja con colectivos muy dispares. Entre los perfiles que cuentan con el apoyo de los voluntarios se encuentran los de los refugiados, la gente mayor, los inmigrantes y los jóvenes. También cuenta con la gestión de actividades dedicadas a la inserción laboral.

El desayuno como 'late motiv'

Alicia Serra es una de las voluntarias que conforman el equipo de desayuno los domingos en el Raval y que se suma a esta nueva cita del sábado. Según sus palabras, acude a ella porque “no cuesta ningún trabajo”. Esta reunión tiene un carácter familiar: “Hablamos, nos preguntamos y ponemos al día”. Las personas que acuden como invitados a este desayuno son conocidas por los integrantes y voluntarios de la fundación.

Una de las voluntarias de los desayunos solidarios del Raval

El carácter de estos encuentros está abierto a persona de todas las edades. A ellos también acuden niños que asumen sus propias tareas y aportan una escena bastante alejada de los habituales comedores sociales. “Mi hijo asume responsabilidades y controla que todos los vasos estén ordenados”, explica.

BarcelonActua como una familia

Las personas que forman parte de estas reuniones actúan como una familia. Muzza, de 28 años, lleva poco tiempo viviendo en Barcelona. Procedente de Costa de Marfil es uno de los refugiados que reciben ayuda de la fundación para conseguir trabajo y redes en la ciudad. Hoy se ha sumado para colaborar en estos desayunos “porque quería ayudar y le gustaba”.

Fotografías de algunos de los invitados de BarcelonActua / CG

Fotografías de algunos de los invitados y voluntarios de BarcelonActua / CG

Montse, otra de las invitadas, lleva dos años asistiendo a los desayunos y cuenta cómo allí comparten todo, se conocen y hablan de política. "La fundación se preocupa mucho por nosotros y es uno de los sitios en los que podemos ser como realmente somos sin imposiciones", explica. Comparte mesa con otra de las invitadas que vive en una habitación y este rincón de el Raval le aporta, además de comida, “ratitos de tertulia”.

Fiesta y caprichos

Annie es otra de las voluntarias que enfatiza la labor de “equilibrio” que hacen entre todos. Según ella "les ofreces ayuda, desayuno pero también les abres el corazón para que puedan expresarse": "No sólo le damos ropa sino también información y redes de apoyo". Alicia Serra también recuerda cómo además de ofrecer compañía celebran fiestas como las de La Mercè o el Dia de la Dona; también celebran los cumpleaños.

Uno de los invitados escribe una carta después del desayuno / CG

Uno de los invitados escribe una carta después del desayuno / CG

En el local destinado a organizar estos desayunos no sólo se ofrece comida. Serra cuenta uno de los planes ideados por ella para hacer llegar detalles o “caprichos” a los invitados. La voluntaria explica que en Navidad a través de los trabajadores de su empresa consiguen alguno de los obsequios: “Cuando se acerca Navidad escribimos cartas con los invitados para apuntar tres deseos o caprichos. Llevo estas cartas a recursos humanos de mi empresa y cada una de las personas que trabajan en el hotel compran los regalos. Para el día de Navidad cada uno recoge de encima de su mesa su regalo”.