Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Desarticulan una banda tras robar 1,3 MEUR en una joyería de Barcelona

Los Mossos d'Esquadra detienen a diez personas por atracos violentos, blanqueo de capitales y tráfico de drogas

3 min

Los Mossos d'Esquadra han detenido a diez personas por robos violentos, blanqueo de capitales y tráfico de drogas. Los arrestados, tras robar objetos por valor de 1,3 millones de euros en una joyería de Barcelona, tienen entre 23 y 50 años, y son de nacionalidad española, uruguaya, argentina y marroquí. 

La investigación comenzó tras el atraco en el local del Eixample, cuando en octubre de 2018, diez hombres entraron en el establecimiento haciéndose pasar por clientes. Uno de ellos iba en silla de ruedas y simuaba una incapacidad inexistente. 

Reloj de alta gama  

Los ladrones fingieron interés en un reloj de alta gama. Cuando uno de los empleados se quedó solo tras el mostrador, los asaltantes pidieron un vaso de agua como maniobra de distracción. Fue en ese momento cuando asaltaron a los trabajadores que se encontraban en el almacén con una pistola. 

Los atracadores en la joyería de Barcelona /MOSSOS D'ESQUADRA
Los atracadores en la joyería de Barcelona /MOSSOS D'ESQUADRA

Fue así como accedieron a las cajas fuertes y se llevaron joyas y relojes por valor de 1,3 millones de euros. Fuera les esperaban varios cómplices para huir en motocicleta y dejaron a los empleados atados en el interior de la tienda. 

Joyería en Argentina

Después de varios meses de investigación, los Mossos identificación a un hombre de 39 años y de nacionalidad argentina que llevaba consigo uno de los relojes robados y, tras las indagaciones, descubrieron que era el encargado de vender los objetos sustraídos en el atraco. Se da la circunstancia de que este detenido tiene una joyería en Buenos Aires, donde vende piezas robadas en España.

Los investigadores consiguieron vincular a esta persona con el último miembro operativo, residente en Cataluña, de la peligrosa banda de los Dogo, dedicada al atraco de joyerías, que fue desarticulada en 2012, y que se recompuso con nuevos miembros partiendo de la banda original. Finalmente, estas pesquisas llevaron a los agentes de la policía catalana a detener a los diez miembros de esta nueva banda, de los cuales tres han ingresado en prisión mientras que los otros siete han quedado en libertad con cargos. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevos arrestos.