Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El jilguero, uno de los pájaros catalogado como especie protegida / CG

Desarticulan una banda criminal de Sabadell que traficaba con pájaros de especies protegidas

Los Agentes Rurales de Barcelona han incautado 260 ejemplares de aves, resguardos de las transacciones ilícitas y 19.500 euros en metálico

2 min

Los Agentes Rurales de Barcelona han desarticulado una presunta organización criminal dedicada a la tenencia, al tráfico y al comercio de especies protegidas que eran cazadas furtivamente en Andalucía y vendidas en mercados clandestinos de diferentes ciudades del área metropolitana de la capital catalana.

La investigación, que empezó hace meses, ha finalizado con la entrada y el registro en una vivienda del municipio barcelonés de Sabadell, donde se han intervenido un total de 260 ejemplares de pájaros protegidos de cinco especies distintas que iban destinados al comercio ilícito, han informado Agentes Rurales este jueves en un comunicado.

Habrían traficado con 10.000 pájaros

En concreto, los agentes han intervenido 117 jilgueros, 68 pinzones comunes, 46 verderones, 15 pardillos comunes y 14 pinzones reales, y se estima que los detenidos han podido mover unos 10.000 ejemplares de pájaros de diferentes especies. Durante el registro, también incautaron "indicios documentales de las transacciones económicas ilícitas y 19.500 euros en metálico".

Las aves intervenidas se encontraban enjauladas y en voladuras ubicadas en varias habitaciones de la planta baja de la vivienda en condiciones "muy deficientes de mantenimiento y bienestar animal, sin disponer de ninguna licencia municipal de actividad ni declaración de núcleo zoológico".

Ya fueron detenidos en 2019

Los Agentes Rurales ya habían comisado 1.214 pájaros en agosto de 2019, procedentes de Andalucía, en una actuación que se produjo en el peaje de Martorell de la AP-7 y que permitió identificar a dos de los presuntos traficantes.

La información obtenida de aquella operación ha permitido descubrir que los traficantes continuaban con las actividades ilícitas y detectaron que, "para evitar ser sorprendidos y esquivar la vigilancia policial", el grupo había cambiado el modus operandi usando diferentes vehículos lanzadera para alertar de posibles controles policiales.