Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Desarticulado un grupo criminal en la mayor operación contra el tráfico de metanfetaminas / POLICIA

Desarticulado un grupo criminal en la mayor operación contra el tráfico de metanfetaminas

La organización introducía grandes cantidades de droga escondida en bloques de hormigón prefabricados a través del puerto de Barcelona

7 min

En una operación conjunta, la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Agencia Tributaria y EUROPOL, han desarticulado una organización criminal asentada en España y con ramificaciones en los Países Bajos dedicada al tráfico de cocaína y metanfetaminas.

Los agentes han desmantelado esta organización, con vinculación con el cártel mexicano de Beltrán Leyva que introducía grandes cantidades de droga a través del puerto de Barcelona, tras tres años de investigación. En esta operación se ha producido la mayor incautación de crystal meth registrada hasta el momento en nuestro país.

Ramificaciones en Turquía y Países Bajos

Los investigadores han aprehendido 2.549 kilogramos de metanfetaminas y 1.370 de cocaína, así como 17.000 litros de productos químicos utilizados en la elaboración de estupefacientes.

La operación se ha efectuado entre Barcelona, Tarragona, Talavera de la Reina (Toledo) y Valencia. Además, también se han efectuado entradas y registros en Países Bajos y en Turquía. En total, se han producido 16 detenciones.

Oculta en bloques de hormigón

Con el arresto de los principales cabecillas de la organización se da por desmantelada la principal vía de entrada de estupefacientes en Europa a través del puerto de Barcelona.

Los ahora detenidos habían perfeccionado su modus operandi e introducían la droga por esta vía ocultándola en bloques de hormigón que la convertían en indetectable ante los controles portuarios.

Relaciones con un cártel mexicano

La investigación se inició en 2017 como resultado de una colaboración policial a nivel internacional y del intercambio de información sobre una empresa exportadora sospechosa de ser utilizada por cárteles mexicanos para la introducción de ingentes cantidades de droga en Europa. En concreto, los investigadores descubrieron que a través de dicha compañía se estaban introduciendo metanfetaminas en España.

Esta empresa mexicana estaba al servicio de uno de los grandes cárteles de la droga, el de Beltrán Leyva, quien valiéndose de unos bloques de hormigón prefabricados camuflaba la droga en su interior. Aprovechándose de las históricas rutas de la cocaína, el cártel había copado el mercado europeo de las metanfetaminas, elaboradas en las zonas selváticas de México.

Un modus operandi infalible

En 2019 la Policía de los Países Bajos intervino en un almacén de Róterdam un total de 2.537 kilos de metanfetamina pura, conocida como crystal meth. En el marco de la misma investigación, los agentes hallaron 17.000 litros de químicos en la localidad de Utrecht utilizados para la elaboración de esta sustancia. Dichos productos procedían de una empresa afincada en España y encargada de producir la droga por encargo del cártel mexicano.

El método de ocultación era prácticamente infalible, construyendo habitáculos ocultos en el interior de bloques de hormigón que, a su paso por el escáner, resultaba indetectable para los operarios del puerto. Así consiguieron introducir en Barcelona una gran cantidad de esta droga.

Almacenada en Sant Boi

Fue durante la pandemia cuando la empresa exportadora, aprovechando la coyuntura sanitaria, decidió enviar dos contenedores al puerto de Barcelona creyendo que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado habían rebajado sus esfuerzos.

Sin embargo, los agentes hicieron un seguimiento discreto de esta mercancía hasta descubrir que estaba siendo almacenada en una nave de Sant Boi de Llobregat. Allí los investigadores comprobaron que en el interior de los bloques de hormigón se albergaban 834 kilos de cocaína y 12 kilogramos de anfetamina.

Exhausto seguimiento

A partir de esa incautación, la policía hizo un exhaustivo seguimiento de los contenedores que tenían como destino el puerto de la Ciudad Condal, con el objetivo de identificar a las personas o empresas involucradas en la liberación, recepción y almacenamiento.

Los agentes detectaron la presencia de otros dos contenedores repletos de bloques de hormigón con el mismo embalaje y logotipados con el nombre de la empresa investigada. En su interior encontraron otros 536 kilos de cocaína. La aprehensión total de la segunda fase asciende a 1.370 kilos de coca y 2.549 de metanfetamina pura. 

Registros de forma simultánea

A continuación, los cuerpos policiales aunaron esfuerzos con la Europol para desmantelar al completo la organización, cuya parte alta se había refugiado en Países Bajos, donde seguía controlando sus inversiones y el blanqueo de capitales proveniente del trafico de drogas.

Para ello, agentes de ambos países practicaron de forma simultánea 12 registros, procediéndose a la detención de ocho personas. Una de ellas en España y siete en Países Bajos.

Madrid y Toledo

A esas alturas de la operación, solo quedaba pendiente determinar la estructura de blanqueo de capitales que la organización criminal disponía en España.

En Madrid y en Toledo se localizaron grandes cantidades de bloques de hormigón que la organización tenía almacenados. Se trataba de envíos que realizaban sin sustancias estupefacientes, a fin de crear canales seguros de importación.

Emiratos Árabes Unidos y Hong Kong

Por otro lado, la investigación por blanqueo de capitales desenmascaró grandes cantidades de dinero procedentes de los Emiratos Árabes Unidos y Hong Kong, que se transferían a México utilizando las cuentas bancarias de las empresas españolas.

Una vez finalizada la investigación, se materializaron tres diligencias de entrada y registro en las que se intervino gran cantidad de documentos incriminatorios y varios efectos electrónicos. También cuatro armas de fuego largas. Se procedió a la detención de los dos investigados.