Menú Buscar
Una foto del efectivo incautado al "clan de los Nicolic"

Desarticulado el "clan de los Nicolic" tras ser detenidos siete miembros en Blanes

La banda estaba especializada en estafas a inmobiliarias y utilizaba el método "rip deal"

3 min

La Policía Nacional ha desarticulado a la conocida organización criminal el "clan de los Nicolic", especializados en estafas millonarias a inmobiliarias.

La operación policial ha concluido con siete detenidos en Blanes, Girona. El clan estaba especializado en una técnica conocida como "rip deal", una modalidad muy frecuente actualmente tras el repunte del mercado inmobiliario. 

La estafa

Para conseguir sus objetivos, fingían ser empresarios de alto nivel interesados en adquirir un inmueble a la venta. Para seducir al vendedor ofrecían una mayor cantidad de dinero, siempre que el propietario aceptara cambiarles billetes de elevado valor por otros de cuantía inferior. 

Una vez aceptado el trato, entregaban billetes facsímiles, una reproducción del billete original casi idéntica. Cuando las víctimas detectaban el engaño a tiempo, los miembros del clan empleaban la violencia para robar el botín. Pese a estar asentados en España e Italia, este clan también había cometido estafas en Alemania y Francia. 

 

 


Organización piramidal

La banda estaba organizada por una jerarquía familiar con un claro reparto de roles. Los más mayores se encargaban de tomar las decisiones e impartir a los jóvenes la formación necesaria para la actividad ilegal. En territorio español contaban con varios inmuebles: un edificio de tres plantas en Blanes (Girona), dos lujosas viviendas en Castelldefels (Barcelona) valoradas en casi dos millones de euros, una empresa sin actividad comercial real aparente y 12 vehículos de alta gama.

Además, se les han incautado 33.600 euros que portaban en el momento de la detención, 60.000 euros en joyas y 700.000 euros en billetes facsímiles de 500. La Guardia di Finanza de Italia también ha colaborado en la investigación que ha durado un año. En junio de 2017 se tuvo conocimiento de esta organización, de origen serbio, después de que una estafa acabara en un robo violento de 150.000 euros.

Tras las posteriores pesquisas, la policía desubrió que la banda tenía un desarrollado entramado en la región italiana de Lazio donde el grupo posee una villa, sede de una empresa ficticia de metalurgia, utilizada para blanquear los fondos provenientes de sus actividades ilícitas.