Menú Buscar
Imagen de hoteles y apartamentos de una playa de Mallorca, Baleares, donde se produjeron las falsas denuncias por intoxicaciones

Desarticulada una organización que promovía las denuncias de intoxicaciones falsas en Baleares

Siete personas se dedicaban a estafar a hoteles mediante la captación de turistas británicos, que presentaban denuncias falsas en su país

3 min

La Guardia Civil, en el marco de la operación ‘Claims’ desarrollada en Islas Baleares, ha detenido a siete personas pertenecientes a  una organización dedicada a captar turistas británicos para que presentaran --en su país de origen--reclamaciones falsas por intoxicaciones alimentarias sufridas en el periodo vacacional en hoteles de Mallorca.

La operación se inició a finales del mes mayo, cuando la Guardia Civil recibió varias denuncias por parte de testigos y directores de hoteles de la zona turística de Alcudia. En las denuncias que turistas británicos reclamaban, de forma fraudulenta, indemnizaciones por haber sufrido supuestas intoxicaciones alimenticias durante su estancia en los establecimientos hoteleros en los que se hospedaban en régimen de todo incluido.

Agente de la Guardia Civil durante la operación 'Claims', en la que se desarticuló a la banda de denuncias por falsas intoxicaciones

Agente de la Guardia Civil durante la operación 'Claims'

Los captadores

Estos clientes eran captados por un grupo de personas dedicadas a la publicidad, bien en forma de propaganda manual y oral (tiqueteros), que ofrecían la gestión de las reclamaciones falsas abordando a los clientes por las inmediaciones de los exteriores de los complejos hoteleros. Los captadores indicaban a los turistas la metodología a seguir una vez regresaran a su país, normalmente Reino Unido.

Dicha práctica venía siendo habitual cada año y hacía ganar dinero a los reclamantes y a sus representantes en detrimento de los hosteleros y touroperadores, quienes debían hacer frente económicamente a tales reclamaciones.

Estafa de 60 millones

Por tal motivo, la Guardia Civil estableció un dispositivo de seguimiento sobre este grupo de personas dando como resultado la detención de los siete integrantes de la organización y el registro de seis domicilios y dos locales comerciales en Calvià y Palma, en los que se ha intervenido documentación del entramado empresarial y financiero de la organización, así como de soportes informáticos para su análisis.

Los investigadores calculan que la estafa puede ascender a más de 60 millones de euros en todo el territorio nacional y en el período de tres años. Las diligencias y actuaciones se encuentran bajo secreto judicial.