Menú Buscar
Un momento durante el desalojo del bloque con okupas del Poble-sec / TWITTER

Pelea entre Mossos y okupas en un desalojo en Barcelona

La operación se ha localizado en un edificio con cinco pisos habitados de forma ilegal y ha acabado con cuatro detenidos

18.01.2019 10:51 h.
5 min

Una operación de desalojo de okupas en el barrio de Poble-sec de Barcelona ha acabado en un enfrentamiento entre estos y las fuerzas de seguridad y con la detención de cuatro implicados por parte de los Mossos d'Esquadra. La empresa Desokupa, dedicada a recuperar viviendas con residentes ilegales, fue contratada para sacar a los okupas de cinco pisos de una misma finca, situada en la calle Fontrodona número 11 del distrito de Sants-Montjuïc. 

El gerente de la empresa de desalojos, Daniel Esteve, asegura que dos de estas cinco residencias se encontraban okupadas por ocho personas (cuatro en cada uno) de origen marroquí y que una de ellas se ha enfrentado a las fuerzas de seguridad con un arma blanca.

Sin identificación

Los policías hicieron acto de presencia una vez los trabajadores de Desokupa habían intentado llevar a cabo el desalojo, sin éxito. El fundador de la empresa ha explicado en un vídeo que los mossos procedieron a identificar a los hombres que se encontraban en los pisos y que "cuatro de ellos no tenían papeles", por lo que los agentes les señalaron que tenían que acompañarles a comisaría. Los okupas se han negado a salir de la vivienda (según el relato de Esteve) y los policías han colaborado con los empleados de Desokupa para expulsar a los marroquíes del edificio. 

Fuera de la finca se había reunido un grupo de unas 50 personas (según apunta Metrópoli Abierta) que han defendido a los okupas y han lanzado insultos a los agentes y los trabajadores de la empresa de desalojos. En este grupo se encontraban miembros de la plataforma Sindicato del Barrio de Poble Sec, quienes han difundido algunos tuits en los que apuntaban que el dispositivo había actuado con violencia contra un menor. Los mossos realizaron cargas policiales contra los allí congregados. 

Captura de pantalla 2019 01 18 a las 10.16.52

Tuit sobre el desalojo de okupas en el barrio del Poble-sec (Barcelona) / TWITTER

Corte con un cuchillo

Daniel Esteve asegura que los okupan "han faltado el respeto" a los agentes policiales y que uno de ellos llevaba consigo "un cuchillo de cocina de 20 centímetros" que él mismo ha tenido que quitarle de las manos. Como prueba, muestra en el vídeo uno de sus "guantes anticortes" con un rasguño realizado, supuestamente, por este arma blanca. El fundador de la empresa de desahucios apunta que, además, en el piso ocupado los residentes ilegales se encontraban "fumando marihuana" y "metiéndose rallas de coca" y que la información dada a conocer por la plataforma vecinal sobre las "familias con menores" y "mujeres embarazadas" que se encontraban en el bloque es "mentira". 

Además de las dos viviendas donde se encontraban los ocho okupas, la empresa ha podido "recuperar" una a la que habían cambiado la cerradura pero, en aquel momento, se encontraba vacía. En otro de los pisos se encontraban "unas chicas que se han asustado cuando se han enterado de que no era del banco, como les habían dicho" y el último ha sido abandonado por propia iniciativa de los okupas al haber llegado, según indica Esteve, a un acuerdo con la propiedad.

"Desahucio ilegal"

El Sindicato de Barrio de Poble Sec apunto en un comunicado colgado en su página web que la actuación llevada a cabo por Desokupa es un "desahucio ilegal" ya que se llevó a cabo "sin orden judicial, con actitud violenta y amenazadora". Además acusan a los Mossos d'Esquadra de actuar "con la absoluta complicidad" ante este procedimiento y de proteger a un "grupo para-policial" compuesto por "ex-policías, paramilitares, vigilantes de discoteca, practicantes de artes marciales, ultras de equipos de fútbol", tal como denominan a los trabajadores de Desokupa. 

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información