Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un agente de la Guardia Urbana vigila la playa de la Barceloneta, donde han desalojado a varias personas en la primera noche del cierre de nuevo del ocio nocturno / Lorena Sopêna (EP)

Desalojan a centenares de personas en Barcelona tras el nuevo cierre del ocio nocturno

La Guardia Urbana y los Mossos han trabajado conjuntamente en varias zonas de la ciudad para prevenir botellones, aunque no se han practicado detenciones

2 min

La Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra han desalojado a centenares de personas concentradas en varios puntos de Barcelona en la primera noche del cierre de nuevo del ocio nocturno. Los agentes han trabajado en un dispositivo conjunto en zonas de la ciudad donde cada fin de semana acostumbran a repetirse botellones multitudinarios.

Ante las nuevas restricciones del sector con motivo del repunte de contagios de Covid-19, ha incrementado la cantidad de gente que se ha congregado en plazas, paseos y playas de la Ciudad Condal. Los mayores desalojos se han dado en la plaza Dels Àngels, el paseo del Born y la playa del Somorrostro, según ha explicado el teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, en una entrevista a Catalunya Ràdio.

Sin incidentes ni detenciones

Batlle ha sostenido que “posiblemente” se ha detectado mayor presencia de personas en el espacio público en esta noche del viernes al sábado como consecuencia del cierre de discotecas y locales. Con todo, ha destacado que la noche ha transcurrido sin incidentes y, según fuentes de los Mossos, tampoco se han practicado detenciones.

Asimismo, el socialista ha vinculado este incremento de concentraciones en las calles de la ciudad con la llegada del buen tiempo. Entiende que el fin del estado de alarma en primavera ha propiciado que la gente ocupe más espacios públicos que, por ejemplo, “si hubiera ocurrido el 31 de octubre y con frío”.

Apela al sentido común

Esta situación, unida al repunte de contagios que no cesa en Cataluña, ha llevado a Albert Batlle a apelar “al sentido común, a la sensatez” en el comportamiento en la vía pública.  

Respecto a la celebración de las fiestas de los barrios de Sants y Gràcia, ha indicado que no ve comprometida su organización si las decisiones se toman “día a día” en función de cómo avancen los datos epidemiológicos.