Endosan un entierro de 6.500 euros a una pensionista que cobraba 600 euros

La familia ha denunciado a la funeraria Áltima por "ocultar el servicio gratuito al que tenían derecho" por su situación económica

4 min
Interior de un tanatorio de la funeraria Áltima y factura del servicio cobrado a la pensionista de Viladecans / CG
29.03.2017 00:00 h.

Una funeraria endosó un entierro de 6.500 euros a una pensionista que cobraba 600 euros al mes. Esta es la denuncia de una familia de Viladecans (Barcelona), que aporta facturas y hasta cinco reclamaciones contra Áltima ante la Agencia Catalana de Consumo. Los allegados de T. G., que murió el 4 de enero, aseguran que la firma "ocultó" que tenían derecho a un sepelio gratuito por su condición económica. La empresa, por su parte, ha rechazado comentar el caso.

Quien sí lo ha hecho es L. A., una de las hijas de la fallecida. "Mi madre murió el 4 de enero a los 56 años tras quitarse la vida. De la residencia Sant Miquel II de Castelldefels (Barcelona) se la llevaron al Tanatorio de Gavà, que opera Áltima", ha explicado a este diario.

"Allí, un señor nos empezó a mostrar ataúdes y coronas de flores --ha continuado--. Le dijimos que no disponíamos de dinero para pagar el funeral. Insistimos varias veces. Él sostuvo que se vendía un pack completo, y agregó que 'qué menos para enterrar a nuestra madre'".

Beneficencia

La madre de L. A. cobraba una pensión de 600 euros al mes. Los ingresos de sus descendientes también son bajos. "No esperábamos una factura así. Cuando llegó, era de 6.413 euros", recuerda.

Tras enterrarla en su localidad de residencia, los allegados lamentan la desinformación a la que fueron sometidos.

"Nadie --ha abundado la hija-- nos explicó que por ley hay un servicio de entierro para las familias sin recursos. Áltima no lo hizo, y esto es lo que denunciamos".

Negativa municipal

Con estos antecedentes, la familia de T. G. se negó a abonar el servicio, alegando que pronto recibiría un certificado de exención de pago en los servicios sociales de Viladecans.

"Queríamos pagar sólo lo que pedimos expresamente: un colgante de 465 euros de recuerdo. El resto eran extras que procedían de una venta agresiva en un momento de duelo. Nos sentimos estafados".

No obstante, la corporación municipal de Viladecans se negó a expedir un documento de precariedad económica, argumentando que el plazo había prescrito. "Mi madre murió en fin de semana. Lo solicitamos el lunes", recuerda la afectada.

Preguntado por la cuestión, un portavoz municipal no ha respondido a los requerimientos informativos de este medio

El doble del precio medio

El caso ha sido denunciado por la Asociación contra los Abusos Funerarios.

La agrupación recuerda que el coste de dicho sepelio --6.400 euros-- es más del doble de la media en la ciudad de Barcelona. Además, hace hincapié en que Viladecans "no ha expedido el certificado de exención para esta familia, ni ha adecuado su ordenanza funeraria a la legalidad".

"Llamamos a los servicios sociales --ha remachado la entidad-- de Viladecans y no sabían nada de los servicios gratuitos para familias necesitadas. Y es un derecho recogido en la legislación vigente".

"Connivencia"

Más contundente se muestra Esfune, la pequeña patronal funeraria que denunció públicamente al Ayuntamiento de Viladecans en 2016 por no liberalizar el sector. "Existe una connivencia entre el consistorio y Áltima", valora Aurelio Sánchez, su portavoz.

"Los servicios funerarios subvencionados son una obligación si las familias acreditan una situación económica compleja. ¿Por qué no lo han expedido aquí? Es una incógnita. Lo único cierto es la afinidad que muestran la funeraria citada y la corporación", ha concluido el representante.

¿Quiere hacer un comentario?