Menú Buscar
Recinto exterior de L’Auditori junto al Teatro Nacional de Cataluña / FOTOMONTAJE DE CG

Degradación, pobreza y botellón en el corazón cultural de Barcelona

Visitas escolares de día. Borracheras de noche. Los vecinos del Auditori denuncian el deterioro de la zona, nuevo enclave de vagabundos

4 min

Paisaje después del botellón: Cristales rotos, vasos de plástico, restos de comida, paquetes de tabaco… Hace años que los incívicos dejan su huella en el recinto exterior de L’Auditori, un enorme edificio diseñado por el arquitecto Rafael Moneo inaugurado en 1999 y que está situado junto al Teatro Nacional de Cataluña. La suciedad se concentra en una zona concebida para el relax y jalonada por bancos de piedra en forma de círculo donde los grafiteros dan rienda suelta a su imaginación.

Esta especie de plaza dura es frecuentada por grupos de escolares que, tras visitar las instalaciones musicales, almuerzan al aire libre. Turistas que se dirigen al mercadillo de Els Encants o a la Torre Agbar también suelen hacer un alto en este lugar que con el tiempo se ha vuelto inhóspito.

Deposiciones humanas

Pero quienes se sienten más afectados por la degradación de esta zona son los vecinos del barrio, que están hartos de tropezar con ropa tirada por el suelo y deposiciones que, aseguran, son humanas. Dueños de perros irresponsables también contribuyen a ese deterioro. Pero los canes también son víctimas, tal como explica el propietario de un “border collie” que sufrió graves cortes en las almohadillas de las patas al pisar cristales rotos. Eran los restos de una de las fiestas nocturnas que suelen celebrarse durante el fin de semana. Algunas de ellas muy ruidosas, comentan los vecinos.

No hay papeleras en este espacio conocido como "el altillo”. Para acceder a las más próximas hay que bajar unas escaleras o utilizar las que están situadas en la puerta de entrada. “Yo creo que no es excusa, pero ayudaría que colocaran papeleras”, explica una joven de origen italiano sentada con una fiambrera en la mano. El amasijo de ropa tirada por el suelo pone el foco en los vagabundos que duermen en el lugar, resguardados por los porches del inmueble.

"Terreno de nadie"

“Mire, mire. Eso es caca humana”, explica una mujer mientras señala el alcorque de un árbol. Es vecina de la zona y parece informada. “Lo que pasa es que esto es terreno de nadie, en el Auditori dicen que la limpieza y la seguridad corresponden al ayuntamiento, y el ayuntamiento dice que es cosa del Auditori”, dice.

Fuentes del Auditori abonan la tesis de que la zona que rodea el edificio, es decir, la que da a las calles Ribes y Padilla, es vía pública. También lo es el acceso desde Lepant, el que da a una gran claraboya hasta llegar a las taquillas. Las mismas fuentes aseguran que no han recibido quejas al respecto y que es posible que la situación empeore en verano, cuando se interrumpe la programación musical.

Crónica Global ha comprobado la presencia de brigadas municipales de limpieza en la zona. Y también, la comprensible tolerancia del personal de seguridad del Auditori con los homeless que duermen de noche, aunque no siempre desaparecen de día. Un colchón apoyado en la pared del edificio de Moneo da fe de la pernoctación de una pareja sin recursos.

“Aquí solo limpian cuando viene el Rey. Entonces sí se ven brigadas de limpieza”, explica otro vecino, en alusión al acto de entrega de despachos a los nuevos jueces que se suele celebrar en este recinto.

 

 

Destacadas en Vida