Menú Buscar
David Elvira, director del Servicio Catalán de Salud (CatSalut) / CG

Quién es David Elvira, el gestor 'pura raza' que será consejero de Salud

El director del Servicio Catalán de Salud (CatSalut) será, salvo sorpresa, miembro del Govern, un colofón a una larga trayectoria en el sector público

01.03.2018 00:00 h.
6 min

¿Quién es David Elvira (Barcelona, 1974), el futuro conseller catalán de Salud según todas las quinielas? El actual director del Servicio Catalán de Salud (CatSalut) entrará, salvo sorpresa mayúscula, en el Consejo Ejecutivo del Govern a propuesta de ERC. Lo hará tras una larga trayectoria en la gestión pública y al frente del departamento que más presupuesto autonómico consume: 8.750,5 millones de euros el año pasado.

¿Cómo gestiona este alto cargo? "En una reunión reciente que mantuve con él, me dijo que él también era activista", explican personas que han negociado duramente con la máxima autoridad en materia de sanidad en la región tras la intervención autonómica y la destitución del titular de la consejería, Toni Comín. Esa simple admisión da cierta medida de su persona. Elvira negocia y baja al barro, pues conoce el sector. "Podemos discrepar respecto al modelo sanitario que queremos, pero es innegable que es elegante en la negociación porque sabe de lo que habla, a diferencia de su predecesor", han agregado fuentes sindicales.

De tú a tú

Además de saber bregar en la mesa con un rival duro, Elvira gestiona. En estos momentos lo hace como casi todo: director del CatSalut, presidente del Instituto Catalán de Salud (ICS) y secretario de Atención Sanitaria y Participación de la consejería. ¿Convence? "Está bregado en manejar departamentos y presupuestos. En el sector público se mueve como pez en el agua: entró en Salud en 2005 y se quedó hasta 2011. Volvió como asesor del Govern de Mas en 2013 y se incorporó a la estructura orgánica, en el CatSalut, en 2016. Experiencia no le falta", explican fuentes cercanas al alto cargo.

Además de currículum, Elvira, sostienen las mismas fuentes, imprime carácter. "Interlocuta bien con el entorno: expertos, patronales, sindicatos y lobbies. La incógnita es el ICS, pues la salida de Candela Calle, directora gerente, se viene anunciando sotto voce desde hace tiempo", han abundado las mismas voces. ¿Le viene esa personalidad de su etapa en el sector privado --fue director regional de Relaciones Institucionales de la farmacéutica Sanofi-Aventis de 2011 a 2016--? "No. Pese a haber recibido críticas por ello, no es una etapa que le haya aportado mucho como profesional. Prefiere la gestión pública".

Continuista

Independentista de pro, si finalmente Elvira sucede a Toni Comín en el Departamento de Salud, poco cambiará. "El director del CatSalut era hasta ahora un poco el apagafuegos del exconseller. Cuando Comín salía a decir que desprivatizaría el sistema sanitario, Elvira matizaba en privado que sólo se cortaría el concierto a un centro. No obstante, a grandes rasgos su visión coincidía", indican personas cercanas al directivo.

Esas intervenciones tendrán límites. "El mayor, la falta de financiación. Se admite desde todos los sectores, se proponen decenas de soluciones y ya es lugar común. Falta dinero en la sanidad pública catalana y pocos saben dónde encontrarlo", alertan fuentes sindicales. Con esos fondos, el economista de formación deberá hacer equilibrios para lidiar con los dos principales problemas que acucian al sistema. "Las listas de espera y la retribución de los profesionales, que aún está renqueante tras los recortes de la etapa de Boi Ruiz", avisan directivos del sector.

Avanzar los proyectos

Con esas dos carpetas sobre su mesa, Elvira, si finalmente es elegido, entrará en su despacho en Travessera de Les Corts con otros deberes bajo el brazo. "Son cosas que han quedado paradas. Ejemplos: el consorcio que debía rescatar el Hospital de Reus (Tarragona), la alianza entre centros sanitarios en la zona del Ebro o el consorcio sanitario de la Cataluña Central. O el despliegue de los planes de atención primaria y urgencias aprobados durante la etapa Comín", han enumerado profesionales consultados por este medio.

No obstante, Elvira se la jugará en los pequeños detalles. "El caso Barnaclínic, por ejemplo. Recientemente, el alto cargo lamentó en privado que el artículo 155 hubiera parado la reformulación de esta unidad privada del Hospital Clínic Barcelona. Cuando haya gobierno, se verá cuál es su enfoque con este tema espinoso", avisan fuentes del sector. "A grandes rasgos, el 90% de las políticas que presente serán parecidas a las que ya existen. Por muchos proyectos nuevos que venda, la sanidad catalana es una gran nave, construida a lo largo de muchos años, a la que cuesta hacer virar. Otros exconsejeros no lo entendieron. Él tiene el conocimiento para hacerlo", han remachado.