Menú Buscar
Una de las bicicletas inmovilizadas por vecinos, acción que la CUP ha reivindicado en el pleno de Barcelona / CG

La CUP reivindica el ‘secuestro’ de las bicicletas de alquiler turístico en Barcelona

El nuevo concejal del partido, Pere Casas, entrega a Colau las llaves de los candados con los que han inmovilizado los vehículos

3 min

La CUP Capgirem Barcelona ha reivindicado este viernes el acto vandálico contra las bicicletas de alquiler turístico en la ciudad. El nuevo regidor del grupo municipal, Pere Casas –que se incorporó hace un mes tras la marcha de María José Lecha– ha hecho entrega a la alcaldesa, Ada Colau, de las llaves de los candados con los que han atado los vehículos para inmovilizarlos.

Casas ha calificado durante el pleno de este viernes la acción de “iniciativa simbólica llevada a cabo por vecinas en protesta por el abuso de los parkings públicos por parte de los servicios de alquiler turístico de bicicletas”. Asegura que estas compañías, como Donkey Republic –una de las afectadas por el secuestro de las bicicletas–, se han “hecho dueñas de toda la ciudad en detrimento de las vecinas”.

“No es fobia a los turistas”

En sintonía con la campaña de Arran, un grupo de jóvenes del partido, contra la masificación turística, ha negado que se trate de “fobia a los turistas”. Han bautizado la campaña como “#Capitalismofobia” y la sitúan en la “lucha de clases”, al igual que ha hecho este viernes Casas. El concejal ha reivindicado las bicicletas como un medio de transporte sostenible que “muchas veces no tienen sitio donde aparcar” en la ciudad.

Un grupo de vecinos ha inmovilizado la noche del jueves al viernes centenares de bicicletas en la capital catalana, en protesta por la “apropiación del espacio público por parte de empresas privadas”. Desde Donkey Republic, una de las empresas afectadas, aseguran que los actos vandálicos son casi a diario, aunque normalmente pinchan las ruedas.

Esta vez, se han encadenado las bicicletas para dejarlas inutilizables. Los trabajadores de la compañía han sido los que se han encargado de quitar los candados –cuyas llaves han sido entregadas a Colau en el pleno–.