Menú Buscar
Panorámica de Sitges / WHATSINANAME - WIKIMEDIA COMMONS

Cuatro planes para enamorarse de Sitges

Esta ciudad costera es uno de los lugares más visitados y conocidos de toda Cataluña

3 min

Sitges es un destino que nunca te decepcionará”, avisan desde BCN+. “Y da lo mismo que vayas con amigos, con tu pareja o con toda la familia. En este antiguo pueblo de pescadores la oferta de actividades interesantes es tan grande que no os la podréis acabar”.

Y para muestra, estos cuatro planes que nos recomiendan. “Planes infalibles para gustos muy diversos” que harán que todo el mundo se enamore de Sitges y quiera regresar una y otra vez.

1. Un día en la playa

Los amantes de las playas están de suerte porque en Sitges hay hasta 26 diferentes para escoger: desde calas apartadas que son verdaderos paraísos naturistas hasta arenales en medio del pueblo con todo tipo de servicios. Y no hay que preocuparse demasiado por el tiempo, ya que con 320 jornadas de sol al año, es difícil que toque un día nublado y frío.

2. Una tarde en el casco antiguo

Otro de los atractivos de Sitges es su casco antiguo. La recomendación es visitarlo por la tarde, cuando las tiendas todavía están abiertas, para poder capturar su espíritu comercial y marinero. Y no hay que olvidar detenerse en las ruinas de la muralla medieval, en el barrio de pescadores, en el ayuntamiento, en la escalinata de la iglesia, en el histórico mercado viejo… Tampoco pueden faltar el Cau Ferrat, la casa-taller del pintor Santiago Rusiñol, y el Museo de Maricel, un centro de arte con una colección de gran nivel, para completar la visita.

3. Una noche de sabores intensos

Restaurante ' El Rincón de Pepe' en Sitges / PIXABAY

Restaurante ' El Rincón de Pepe' en Sitges / PIXABAY

Sitges no es una ciudad para pasar hambre. En invierno hay que entrar en alguna de las bodegas del centro y tomarse una tapa de xató con una copa de buen vino de la DO Penedès. En verano, en cambio, hay que dirigirse a alguno de los restaurantes del paseo marítimo y pedir una cazuela de arroz a la sitgetana, una delicia local a base de carne y pescado. Y en cualquier momento del año la sed se apaga con un sorbo de malvasía o un cóctel de ron Bacardí. Y es que, recuerdan desde BCN+, “el fundador de esta marca de prestigio internacional nació en Sitges a principios del siglo XIX”.

4. La salida del sol

Si el momento preferido del día de los visitantes es la salida del sol, deben tomar el GR-92 entre Sitges y Vilanova i la Geltrú. Su recorrido tiene largos tramos en primera línea de mar, desde donde admirar acantilados, calas y rincones secretos con un encanto brutal.