Menú Buscar
Toni Comín con Antoni Gilabert, Toni Dedeu, Cristina Nadal y Josep Mª Argimon / CG

Los cuatro directivos 'quemados' por Toni Comín

El consejero catalán de Salud anula y desespera a varios altos cargos por los esquinazos en su gestión

5 min

Son los cuatro quemados de Toni Comín. El consejero catalán de Salud ha anulado a diversos directivos de su equipo con su errática gestión. Fuentes internas del departamento subrayan las "reprimendas" del republicano, lo que provoca un efecto muy negativo en el departamento que más recursos consume del Govern de la Generalitat. "Ya no hay ideas ni nuevas iniciativas por miedo a las regañinas del conseller; impera el desánimo", asegura un alto directivo.

El caso más grave es el de la doctora Cristina Nadal. La facultativa al frente del área de Atención Sanitaria sufre la presión incesante de Comín para que presente el Plan Director de Urgencias, como avanzó Crónica Global. "Una profesional muy válida como la doctora Nadal está absolutamente dedicada a presentar la hoja de ruta. Comín la presiona, aunque es difícil predecir lo que presentará", explican fuentes internas del departamento.

"Remediar las urgencias en Cataluña requerirá de varios años. Si no, ¿los consejeros anteriores a Comín, no lo hubieran arreglado? El consejero pide una capacidad de camas inasumible, que no nos la podemos permitir", aseveran las mismas fuentes.

En cualquier caso, el departamento prometió presentar la hoja de ruta antes del primer trimestre. Tiene un mes para hacerlo. "El papel lo aguanta todo. Pronto venderán algo", añaden.

Gilabert, en la rampa de salida

Otro alto cargo hastiado con la gestión del consejero es Antoni Gilabert.

El director de Farmacia del Servicio Catalán de Sanidad (CatSalut), un histórico de la Administración, está a punto de optar por la dimisión dadas las decisiones tomadas hasta ahora por la gran aseguradora pública, que preside David Elvira.

"Esta semana se presentó la memoria del borrador de la Agencia Catalana del Medicamento. Se considera una estructura de Estado. Pero en ella Gilabert no jugará ningún rol, por lo que preferirá salir antes de quedar relegado en un segundo plano", abundan las mismas fuentes.

Hartos

Otro de los señalados por Comín es Toni Dedeu. El directivo llegó al frente de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitaria de Cataluña (AQuAS) procedente de la Comisión Europea y la investigación. "Fue un segundo plato. Antes hubo un profesional de Badalona --vinculado a ERC-- que declinó", aclaran las mismas fuentes.

En cualquier caso, Dedeu también ha chocado con la errática gestión del consejero al frente de Salud. "Está descontento. Y eso que el único proyecto de calado que ha llevado ha sido el Big Data sanitario", manifiestan las mismas voces.

Un doctor en segundo plano

Por último, pero no menos importante, Comín ha conseguido quemar al número tres del departamento. Josep Maria Argimon, subdirector del CatSalut, rehúye el foco público por las diferencias con la gestión del titular de Salud.

"Argimon viene del AQuAS. Cuando llegaron Comín y Elvira ya tenía trabajo en otro lugar, fuera del departamento de Salud. Elvira lo presionó enormemente. Sobre todo, por un motivo: porque era médico. Condición que él, el conseller y el secretario general de Salut, Albert Serra, no reunían. Finalmente se quedó".

La decisión de Argimon se reveló equivocada. "Permaneció en el departamento por la presión de Elvira. Pero decisión tras decisión se ha cansado de la gestión de Comín. Él es facultativo y no las entiende. Por ello permanece en un discreto segundo plano en las comparecencias públicas", apostillan los mismos directivos.