Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Material de los Mossos en una imagen de archivo / EP

Cuatro detenidos por estafar a 180 clientes en los cajeros de un banco en Reus

Uno de los presuntos estafadores era técnico programador de una empresa que prestaba servicios a la entidad y tenía acceso a los códigos SMS para retirar efectivo

3 min

Los Mossos d'Esquadra han detenido a cuatro hombres por presuntamente estafar a más de 180 clientes de un banco de Reus. Las detenciones se han producido entre el pasado miércoles y el jueves, tras detectarse reintegros fraudulentos en los cajeros de la entidad financiera, según ha informado la policía catalana en un comunicado.

La policía abrió la investigación el 31 de marzo a partir de una denuncia en la que los responsables de la entidad bancaria manifestaban haber detectado reclamaciones de clientes por el reintegro de dinero de su cuenta de manera fraudulenta.

Reintegros de entre 400 y 500 euros

Según la investigación, los clientes estafados pedían un código SMS para poder reintegrar efectivo en el cajero automático sin tarjeta o libreta, pero al intentar sacar el dinero, el código era inválido: había sido usado por alguien anteriormente.

El primer caso fue detectado por la compañía afectada el pasado 17 de agosto. Desde entonces hasta la semana pasada, cuando se detuvo a los presuntos estafadores, el grupo hizo 184 reintegros cuyos valores oscilaban entre los 400 y 500 euros, y que retiraron de 21 cajeros de la misma entidad.

Un programador con acceso a los SMS

Tras sospechar que los responsables detrás de estos hechos "podrían tener elevados conocimientos informáticos", los investigadores descubrieron que uno de los sospechosos era técnico programador de sistemas y que trabajaba precisamente para la empresa externa contratada por el banco afectado y que gestionaba los mensajes SMS que permitían hacer reintegros desde los cajeros.

El trabajador habría utilizado su posición como trabajador de la empresa para tener acceso a las peticiones de reintegro vía SMS de los clientes y enviar el código a sus colaboradores, que hacían los reintegros de efectivo antes que los clientes. Tres de los detenidos pasaron a disposición judicial el sábado, dos de ellos han sido enviados a prisión por orden del juez y el tercero ha quedado en libertad con cargos para el tercero, mientras que el cuarto quedo en libertad tras declarar en comisaría.