Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un agente de la Guardia Civil, el cuerpo que investiga la muerte de un hombre en la playa de Lloret / EP

Cuatro detenidos en Lleida tras huir de la policía durante 50 kilómetros

Los hombres, de entre 29 y 49 años, están acusados de robar en áreas de servicio de Aragón

3 min

La Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra han detenido a cuatro hombres acusados de robar en áreas de servicio de Aragón y emprender una huida, en la que comisionaron contra un coche policial.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 11 de febrero,  cuando se produjo un robo con fuerza en el interior de un vehículo estacionado en el área de servicio de Candasnos (Huesca). A partir de entonces, la Guardia Civil inició un dispositivo hasta que se consiguió localizar al vehículo circulando por la N-II.

La integridad física de los agentes, en riesgo

Al intentar darle el alto, el conductor hizo caso omiso a las indicaciones de los agentes y huyó a “gran velocidad”, abandonando la carretera y pasando por pistas agrícolas con el fin de no poder ser localizados. Sin embargo, minutos más tarde volvieron a localizar al vehículo a la altura del kilómetro 428 de la N-II y, tras realizar de nuevo señales luminosas y sonoras para provocar su detención, el conductor volvió a ignorarlas y arrojaron --con el coche en marcha-- dos grandes maletas y varios objetos para provocar la caída de los policías, que ejecutaban la persecución en moto.

Así pues, los ladrones pusieron en “grave riesgo” su integridad física, así como la del resto de conductores que circulaban por la carretera.

Un vehículo de los Mossos d'Esquadra / EP
Un vehículo de los Mossos d'Esquadra / EP

Huyeron durante 50 kilómetros

La huida del vehículo se prolongó durante 50 kilómetros por las carreteras N-II, A-2 y AP-2 hasta que, finalmente, abandonaron esta última en el peaje de Lleida, donde acabaron colisionando de manera intencionada con un coche de los Mossos d’Esquadra y huyendo a pie. Los agentes pudieron alcanzarlos y detenerlos como supuestos autores de los delitos de robo con fuerza, atentado contra agentes de la autoridad y contra la seguridad vial.

Se trata de hombres de 29 y 49 años, de nacionalidad chilena y vecinos de Barcelona. Al conductor le constan numerosos antecedentes policiales por robos con violencia e intimidación, falsificación de documentos públicos y hurtos.

Otro de los detenidos tenía una orden de búsqueda y detención por la justicia francesa por un delito contra el patrimonio. Los otros dos tenían varios antecedentes en Francia por resistencia y desobediencia a la autoridad y tenencia ilícita de armas.