Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Gran Maestro de la Logia de España, Oscar de Alfonso Ortega

Cuatro candidatos se disputan el liderazgo de los masones españoles

El continuista José María de Haro, el rupturista Txema Olazaga y el reformista Adolfo Alonso son los contendientes más visibles de un proceso que se prevé tenso

3 min

Una batalla a cuatro marcará las próximas elecciones para designar a la máxima autoridad de la masonería española. Los comicios, cuya celebración esta prevista en primavera, servirán para que dos los dos sectores enfrentados de la Gran Logia de España midan fuerzas.

Uno de ellos es el que encabeza José María de Haro, actual director del Consejo Rector. Es el candidato continuista, que representa a la facción próxima al gran maestro, Óscar de Alfonso, que renunció a la reelección tras la polémica por la publicación de fotografías de varios de sus viajes en las redes sociales.

Candidatos de cambio

Su opositor más claro es el senador socialista vizcaíno Txema Olazaga, que defiende abiertamente una reforma de la constitución masónica. Entre estas dos aguas se sitúa Adolfo Alonso, un abogado menorquín de origen gijonés.

Alonso es socio del bufete RNL Abogados, con despachos en Bilbao, Victoria, Madrid y Menorca. Aunque también ha prometido abrir una reforma en la institución, se muestra abierto a tender "puentes" entre ambos sectores y aspira a convertirse en un candidato de consenso.

Elecciones electrónicas

Un cuarto candidato se ha retirado del proceso electoral en el Gran Cónclave celebrado la semana pasada, mientras que el nombre del quinto no ha trascendido. En un comunicado, la Gran Logia ha destacado que los comicios masónicos serán similares a las de 2021, cuando se eligió de forma electrónica al gran tesorero y al gran orador con un récord de participación del 70%.

El proceso se llevará a cabo a través de la aplicación Asamblea Online Voting, "una tecnológica bilbaína que facilita votaciones online verificadas, secretas e inalterables para empresas, asociaciones, entidades públicas y clubes deportivos" y que utiliza tecnología blockchain. Los hermanos masones tendrán diez días para elegir a su próximo líder, que "debe ser ejemplo de abnegación, conducta intachable y espíritu de servicio", así como "justo en sus decisiones" y firme en "el cumplimiento más estricto de todos los preceptos, reglas y landmarks de la Orden".